Motivos para ser perro


10525996_10204422621830521_5551399574218449070_nSi un día cualquiera me fastidiara de este diario martillear sobre la paciencia del público,y se me concediera el derecho de ser algo completamente distinto,y no tuviera limitaciones humanas -ni siquiera limitaciones naturales- el ejercicio de ese derecho, me dedicaria a ser ese perro gordo, rebosante de salud, que merodea por el sector comercial de la ciudad y tiene su cómodo y habitual dormitorio en el café «Japi».Nadie que tenga en su puesto los cinco sentidos se ha podido privar de un espectáculo tan envidiable, tan exquisito, como es el que ofrece ese animal tranquilo, parsimonioso, que ha hecho de la suya una vida perfecta, alejada de todo mundanal ruido, como sin duda no han logrado hacerla los innumerables y calumniados perros que en el mundo han sido. Quizá ninguna agrupación zoológica se parece tanto a la del hombre como la de los caninos domésticos. Quizá, por otra parte,sea ésa la razón que entraba a hombres y perros en una amistad proverbial, en un mutuo ejercicio de colaboración diaria. Y hasta es posible que fuera el perro quien domesticara al hombre, y no lo contrario,como se cree generalmente. Así encontramos perros vagabundos -como hombres vagabundos- que se acuestan a dormir en cualquier parte, sin preocuparse de que al día siguiente les caiga o no en la boca, como llovido del cielo, el hueso nuestro de cada día. Hay perros laboriosos, cumplidores de su deber, que ejecutan el trabajo cotidiano con una consagración de obreros responsables y asisten todas las no-ches al sindicato, donde resuelven, si las cosas están muy apretadas,organizar una manifestación callejera con elocuentes ladridos de reivindicación y públicas amenazas de morder al amo. Hay perros poetas, idealistas y románticos, perros que se dejan crecer el pelo y se pasan la noche en claro, ladrándole líricamente a la luna. Perros anarquistas que se rebelan hasta contra la bondad del agua, y salen a las calles protestando contra las instituciones vigentes, contra la organización universal, lanzando terribles aullidos de inconformidad y dejando un mordisco de muerte en cada pierna. Perros políticos hay -y en igual proporción a la de los hombres- con admirables capacidades oratorias que casi siempre ponen al servicio de una fórmula demagógica, con el objeto de convencer a sus semejantes, a ladrido herido, de que tienen derecho a vivir cómodamente durante trescientos sesenta días, porque ladraron de plaza en plaza durante cinco. Perros aboga-dos que se pasan la vida esperando a que haya una pelea, para interponerse entre los perros litigantes y dar, al fin y al cabo, el mejor mordisco. Perros proletarios de una fecundidad admirable. Perros aristócratas con collares de oro, descendientes en línea directa de Argos,el perro homérico que dio su último movimiento de cola cuando Ulises regresó a casa de Penélope, o del que mordió al patriarca Noé cuando trató de introducirlo al arca por la fuerza. Perros charlatanes, perros farsantes, perros policías. Perros exquisitos, refinados, que sólo apoyan la pata apremiante en árboles aromáticos; y perros modernos, civilizados, que sólo la apoyan en los metálicos postes del alumbrado eléctrico. Y finalmente, no sólo hay perros carnívoros, sino también -según autorizada afirmación del pintor Orlando Rivera- perros vegetarianos en Campeche, que se alimentan única y exclusivamente de maíz pilado.Pero de todos ellos, quizá el único perro filósofo es el que duerme to-do el día, a pata suelta, en el umbral del café «Japi», como durmió el otro su mediocridad versificada «en el umbral de la polvosa puerta».Posiblemente este perro ideal ni siquiera tiene el vulgar distintivo de un nombre. No tiene -como los otros hombres- preocupaciones cuotidianas, porque sabe que al despertar todo el sector comercial está en la obligación de alimentarlo. No muerde a nadie, no ladra a nadie,porque el mundo es demasiado imperfecto para que un perro se interese por sus fenómenos transitorios. Es el perro sabio, concentrado,despreciativo, indiferente, que un día se hizo cortar la cola -porque es perro sin cola- para libertarse hasta de los propios y naturales senti
mientos. Perro rabiosamente individualista, que no mueve la cola ante el regreso de nadie

G. G. Marquez

Anuncios

Carta abierta del pueblo Qom a la Presidenta


Represión y muerte de ciudadanos argentinos miembros del Pueblo Qom

Carta Abierta a la
Excma. Sra. Presidente de la Nación, Dra. Cristina Fernández

CC: Sr. Ministro de Justicia y Derechos Humanos, Dr. Julio César Alak Sr. Presidente del INAI, Dr. Daniel Fernández

Ref: Represión y muerte de ciudadanos argentinos miembros del Pueblo Qom

Viernes 18 de enero de 2013

Como es de público conocimiento, en los últimos tiempos se produjeron diversos hechos en los que resultaron muertos miembros del Pueblo Qom de las provincias de Chaco y Formosa, y que hasta hoy no han sido investigados satisfactoriamente.
Entre ellos, pueden citarse los casos de:
* Roberto López, muerto en la represión policial del 23 de noviembre de 2010 a la comunidad Potae Napocna Navogoh (La Primavera), Pcia. de Formosa.
* Mario López, dirigente pilagá de Colonia Alberdi y delegado del MoCaFor que se dirigía al día siguiente a expresar su solidaridad con Potae Napocna Navogoh, muerto tras ser atropellado por un policía.
* Alberto Galván, jornalero Qom perteneciente a la comunidad Paraje El Colchón, cercana a Villa Río Bermejito, Pcia. del Chaco, asesinado a tiros y arrojado a las pirañas el 21 de enero de 2011.
* Mártires López, dirigente de la Unión Campesina, muerto el 14 de junio de 2011 en circunstancias dudosas, luego de ser atropellado dos días antes por un vehículo mientras circulaba en su moto por la ruta en Libertador General San Martín, Pcia. del Chaco.
* Celestina Jara y su nieta Natalia Lila Coyipe de 11 meses, también miembros de Potae Napocna Navogoh, muertas el 10 de diciembre de 2012 tras ser atropelladas por un gendarme quien no sólo no las auxilió sino que junto con sus acompañantes golpeó a Ricardo Coyipe, dirigente Qom y esposo de Celestina, para impedir que, aun estando malherido, les prestara ayuda.
* Imer Flores, de 12 años, miembro de la comunidad Qompi Naqona’a de Villa Río Bermejito, Pcia. del Chaco, asesinado a golpes por una patota el 5 de enero de 2013.
* Daniel Asijak, 16 años, sobrino del qarashe Félix Díaz de La Primavera, muerto en circunstancias dudosas mientras circulaba por la ruta en su moto, el 9 de enero de 2013.
También resultaron víctimas de hechos violentos, siendo gravemente heridos aunque no fallecidos, el propio Félix Díaz, atropellado el 9 de agosto de 2012 por un vehículo 4 x 4 propiedad de la familia en conflicto con su comunidad; su hijo Abelardo Díaz a quien un grupo de matones intentó degollar el 28 de junio de 2012; Samuel Garcete, un hombre de 48 con 9 hijos, perteneciente a la misma comunidad de Formosa, quien aún no se repone de las graves heridas recibidas en la represión del 23/11/2010; en los últimos días (12 de enero de 2013) se conoció un nuevo ataque a otro joven, Gerardo Rodríguez, en el Paraje El Colchón, Villa Río Bermejito, Pcia. del Chaco y a Omar Ávalos, de la comunidad Potae Napocna Navogoh quien fue atacado por varios criollos en el pueblo Laguna Blanca de la Pcia. de Formosa.
Todos los fallecidos eran ciudadanos argentinos pertenecientes al Pueblo Qom y han muerto en circunstancias dudosas, o asesinados. Tres de estas personas eran niños: Natalia Lila de 11 meses, Daniel Asijak de 16 años e Imer Flores de 12 años.
A lo anterior deben sumarse las amenazas verbales y ataques permanentes que sufren los miembros de estas comunidades, la quema sistemática de sus documentos y pertenencias, y otras acciones destinadas a atemorizar y a potenciar la impunidad de los criminales. Hace tan sólo unas horas se conoció el ataque y las amenazas sufridas por Héctor Alonso, también miembro de Potae Napocna Navogoh.
En la mayoría de los casos se han visto involucrados miembros de las agencias de seguridad estatales, que debieran salvaguardar, no amenazar, la integridad de todos los argentinos.
Todos estos casos han sido denunciados y están o debieran estar siendo investigados por los organismos correspondientes. Sin embargo, la reacción de los respectivos estados provinciales y de la justicia ha sido dispar, evidenciando lamentablemente en muchos casos llamativa indiferencia o incluso negligencia respecto de los crímenes cometidos contra indígenas en sus respectivos territorios.
A pesar de que existe un organismo específico, el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI), que debiera poder intervenir en los casos señalados, nos encontramos ante una escalada de violencia donde se exhibe la poca o nula capacidad de acción del Estado para arbitrar adecuadamente estos conflictos, violencias y abuso de derechos que hoy sufren estos Pueblos.
Sabemos que la violencia hacia el Pueblo Qom no es un fenómeno reciente. Luego de las conquistas militares en la región las comunidades originarias de las actuales provincias de Chaco y Formosa fueron confinadas en territorios escasos y reducidos, en los cuales la violencia no se detuvo, y que en algunos casos, además, fueron escenario de nuevas represiones y masacres, ya no en tiempos de “conquista” sino de “paz”, vinculadas a la extrema explotación laboral y a las alianzas entre propietarios, fuerzas armadas y sectores políticos (por ejemplo, las llamadas masacres de Napalpí 1924, Pampa del Indio 1933-4, El Zapallar 1935, La Bomba 1947, entre muchas otras que además de estar documentadas, son resguardadas en la historia oral de las comunidades).
Hoy los tiempos han cambiado y los Qom, como otros Pueblos Originarios, participan de muchos de los derechos de los ciudadanos argentinos, y se les reconocen derechos específicos en su calidad de Pueblos Indígenas (erróneamente llamados a veces minorías étnicas), como los de participación y consulta sobre los “intereses que los afecten”. Sin embargo, y a contramano de estos reconocimientos, las comunidades son constantemente presionadas para que abandonen los reducidos terrenos en los que fueron confinadas tras la conquista militar.
Y aquí es donde queremos llamar especialmente la atención de la Presidencia, ya que se trata de un problema de extensión nacional y que se ha venido incrementando dramáticamente en tiempos recientes: Todas las víctimas pertenecen a una región que se ha convertido en los últimos años en una renovada frontera de expansión económica principalmente para grandes grupos económicos ligados a los agronegocios, el petróleo y aunque en menor medida, el turismo. Muchas de ellas habían denunciado amenazas y abusos de la gendarmería nacional y distintos grupos armados, tanto policiales como parapoliciales. Los accidentes dudosos y los asesinatos han recrudecido en los últimos tres años, período en que las denuncias hechas por integrantes del Pueblo Qom se han hecho más visibles. Esto se debe a que los grupos armados que obedecen a empresarios y terratenientes actúan con impunidad, sin ser sometidos a investigación alguna y sin ser condenados por sus crímenes.
En todos estos casos, además, tanto los sobrevivientes de ataques similares como los familiares de las personas fallecidas señalan elementos de odio racial y xenofobia como una constante en el marco de estos ataques. Obvia decirlo, el odio racial no es un elemento aislado y propio de los victimarios, sino que es parte, lamentablemente, de un contexto que precede y posibilita tanto la ejecución de los crímenes como su impunidad.
La realidad de estas provincias que en estos días nos preocupa especialmente, tiene puntos en común con la de otras partes del país. Esto se debe a las condiciones que estructuraron las relaciones entre los Pueblos Originarios en todo el territorio, y la sociedad no indígena. Los Pueblos Indígenas poblaban el país originalmente y sufrieron todas las consecuencias negativas, durante la conquista y luego con la colonización, que sufren aquellos que pierden las guerras territoriales. Durante el siglo veinte perdieron los últimos rincones de sus territorios y fueron obligados a sedentarizarse, o a vivir en colonias y reservas, en la mayoría de los casos obligados a vender su mano de obra en los ingenios azucareros, en las plantaciones de algodón o en las estancias de la Patagonia. En adelante, cobraron y cobran los peores salarios, sufrieron y sufren toda clase de injusticias, se morían y se mueren de enfermedades evitables como la tuberculosis, la leishmaniasis y las derivadas de la desnutrición, y han estado por décadas completamente arrojados al capricho de las patronales y sus mediadores.
Aún desde esta realidad estructural, los Pueblos Originarios compartieron con el resto de los argentinos muchas de sus luchas por la justicia. Hacia la década de 1970 surgieron agrupaciones políticas formadas por militantes indígenas, muchos de ellos integrados con partidos políticos y organizaciones sociales y sindicales de orientación popular, que además reivindicaban sus derechos culturales, económicos y sociales como indígenas. La dictadura cívico-militar golpeó y desarticuló parcialmente el movimiento indígena, que también luchaba por un mundo mejor, y varios de sus referentes fueron detenidos, desaparecidos y/o partieron al exilio. Hoy y desde el regreso de la democracia a nuestro país, reconocemos importantes avances, a tono con los foros internacionales, porque los Pueblos Indígenas resurgieron como nuevos sujetos de derechos humanos, entre los que se encuentran, reconocidos por la Constitución de nuestro país, el derecho a permanecer en sus territorios tradicionales con títulos legales y a gestionar los mismos bajo sus normas y costumbres. Vale además anotar que los Pueblos Indígenas no sólo son objeto de referencia de estos derechos sino que su palabra, a través de sus intelectuales, dirigentes políticos y líderes religiosos, enriquece, interpela y ayuda al resto de la ciudadanía a construir una sociedad mejor.
Sin embargo, en el norte de la Patagonia, los grupos económicos líderes, ligados a la explotación minera y petrolera, provocan de modo directo (por la violencia) e indirecto (por la contaminación del medio, la desocupación y la ruptura del entramado social) la expulsión de las familias del Pueblo Mapuche, que llevan una larga lucha sin haber sido escuchadas. Más aún, sus reclamos son sistemáticamente criminalizados, y son numerosos los dirigentes que en los últimos años –por dar el último caso, la comunidad Winkul Newen, cercanos a Zapala, el 28 de diciembre próximo pasado- vienen siendo detenidos y/o procesados, cada vez que se resisten a ser desalojados de sus campos. Es evidente que hoy, la principal respuesta que está dando el Estado a los reclamos indígenas por la defensa de sus tierras es la violencia y la represión, y estas comunidades, las más activas y organizadas políticamente, las que más luchan por la vigencia de sus derechos constitucionalmente reconocidos, pasan a vivir en peligro permanente.
Así, la comunidad de Chuschagasta en la Pcia. de Tucumán continúa esperando justicia por el alevoso asesinato de Javier Chocobar el 12 de octubre de 2009 a manos de un terrateniente.
También aquellas comunidades indígenas que reclaman por sus territorios en forma conjunta con organizaciones campesinas, como sucede con aquellas nucleadas en el Movimiento Campesino de Santiago del Estero (MOCASE) o el Movimiento Campesino de Formosa (MOCAFOR), son hostigadas y periódicamente sacrificadas ante el avance de la propiedad privada (el mencionado Mario López del MOCAFOR, en 2010; y en Santiago del Estero, Sandra Juárez, fallecida de un paro cardíaco frente a las topadoras el 13 de marzo de 2010; Cristian Ferreyra, campesino lule-vilela de San Antonio, asesinado el 16 de noviembre de 2011 a los 23 años; y Miguel Galván, campesino lule-vilela apuñalado en Simbol, en septiembre de 2012, estos últimos por sicarios reconocidos).
Lamentablemente, como Ud. sabrá, la lista de casos y víctimas en los Pueblos Indígenas es larga y no se agota en lo que aquí presentamos. Las incursiones armadas de particulares y parapoliciales en sus territorios, con intenciones de amedrentamiento, así como los ataques sexuales a sus jóvenes, niñas y niños, son moneda corriente en todo el país. Por eso apelamos a usted, para que utilice los recursos materiales y políticos de su gobierno para frenar esta situación. Si los gobiernos provinciales no pueden sacudir estas estructuras, debe ser el Estado nacional el que realice el cambio necesario. Si en un país como el nuestro, poblado por decenas de Pueblos Indígenas que son parte de la ciudadanía, se permite que se los siga asesinando, o que aparezcan muertos en situaciones altamente sospechosas y no se ponen todas las herramientas posibles a favor de la verdad, queda claramente afectada la política de derechos humanos que la mayor parte de la sociedad saluda, apoya y acompaña.
Por todo esto, si bien no ignoramos la complejidad y antigüedad de la situación, reclamamos hoy al gobierno nacional y a los provinciales la implementación de medidas urgentes y decididas para:
• Utilizar todos los elementos a su alcance para que se haga justicia, en todos estos casos; incluyendo que se adopten medidas de reparación concreta y simbólica y que se garantice el trato debidamente respetuoso hacia sus dirigentes. La reparación debe partir del reconocimiento del genocidio histórico cometido contra los Pueblos Originarios, cuyas consecuencias se prolongan hasta nuestros días.
• Intervenir en la estructura sociopolítica y socioeconómica en la que se insertan las comunidades, dado que está comprobada la relación entre la promoción de los agronegocios, la explotación minera y petrolera, las concesiones inmobiliarias y turísticas, etc. y el incremento de la violencia contra los Pueblos Originarios. Frente a esto, existe legislación suficiente que dispone la consulta previa a estos Pueblos, a través de sus autoridades tradicionales, toda vez que se propongan planes de estas características que afecten sus territorios. El Gobierno nacional, así como los provinciales, tienen la responsabilidad de garantizar el cumplimiento de la Constitución así como del Convenio 169 de OIT, entre otros acuerdos internacionales a los que la Nación adhiere, como un paso inicial en la evitación de la violencia económica y social.
• Intervenir en el contexto social para disminuir las acciones y discursos racistas, especialmente en los medios de comunicación, en la formación de las fuerzas de seguridad y en las expresiones de los representantes políticos, pues es imperioso reemplazar las ideas de superioridad racial y limpieza étnica que todavía perviven, por una pedagogía respetuosa de los derechos humanos y la vida.
• Por último, es urgente y necesario que el Gobierno Nacional condene moral y públicamente estos hechos aberrantes, para que no se repitan NUNCA MAS. Para comenzar a revertir la violencia histórica y garantizar, en el marco de un Estado pluricultural, una política de Derechos Humanos que asuma, en relación con los Pueblos Indígenas, su responsabilidad en la búsqueda permanente de verdad y justicia.

La saludamos respetuosamente,

1) Diana Lenton, DNI 17901607, antropóloga, Red de Investigadores en Genocidio y Política Indígena, Buenos Aires.
2) Diego Escolar, DNI 18053150, antropólogo, Red de Investigadores en Genocidio y Política Indígena, Mendoza.
3) Gabriela Nacach, DNI 22302241, antropóloga, Red de Investigadores en Genocidio y Política Indígena, Buenos Aires.
4) Lorena Cardin, DNI 22.110.057, antropóloga, Universidad de Buenos Aires.
5) Valeria Mapelman, DNI 21482309, documentalista, Red de Investigadores en Genocidio y Política Indígena, Buenos Aires.
6) Luciana Mignoli, DNI 27.147.941, periodista, Red de Investigadores en Genocidio y Política Indígena, Buenos Aires.
7) Marcelo Musante, DNI 23467808, sociólogo, Red de Investigadores en Genocidio y Política Indígena, Buenos Aires.
8) Mariana Gómez, DNI 28170891, antropóloga, CONICET, Buenos Aires.
9) Ana Vivaldi, DNI 25188169, antropóloga, Universidad Columbia Británica, Vancouver, Canadá.
10) Alexis Papazian, DNI 25791317, historiador, Red de Investigadores en Genocidio y Política Indígena, Buenos Aires.
11) Gerardo Raschcovsky, DNI 11154312, estudiante de antropología, Red de Investigadores en Genocidio y Política Indígena, Buenos Aires.
12) Darío Aranda, DNI 25905483, periodista, Buenos Aires.
13) Osvaldo Bayer, DNI 4031317, historiador y periodista, Buenos Aires.
14) Ramón Navarro, DNI 12646312, músico, Asambleas Ciudadanas Riojanas, La Rioja.
15) Jorge Omar Steimbach, DNI 4579198, contador, Izquierda Socialista, Buenos Aires.
16) Luis Piaggi, DNI 13235403, Red de Investigadores en Genocidio y Política Indígena, Buenos Aires.
17) Claudia Salomón Tarquini, DNI 22.676.405, historiadora, Red de Investigadores en Genocidio y Política Indígena, La Pampa.
18) Luciano D’Addario, DNI 27727575, historiador, Red de Investigadores en Genocidio y Política Indígena, Buenos Aires.
19) Nilo Cayuqueo, DNI 5516237, consultor en Desarrollo, Comisión Mapuche La Azotea, Los Toldos, Buenos Aires.
20) Florencia Roulet, DNI 14015409, historiadora, Buenos Aires, Ginebra, Suiza.
21) Ramón Minieri, DNI 5511376, escritor independiente, Departamento de Río Colorado, Río Negro.
22) Armando Aligia, DNI 11632231, físico, junta interna de ATE del Centro Atómico Bariloche, Río Negro.
23) Carlos Paz, DNI 22985982, historiador, FCH-UNCPBA, Tandil, Buenos Aires.
24) José Luis Pope, DNI 13988121, periodista, Trelew, Chubut.
25) María de los Ángeles Vivardo, DNI 20499490, docente y antropóloga, GCBA, Ciudad de Buenos Aires.
26) Marcelo Giraud, DNI 20112286, geógrafo, Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza.
27) Karen Avenburg, DNI 28549080, antropóloga, Universidad Nacional de Avellaneda, Buenos Aires.
28) Mónica Padin, DNI 11220972, arquitecta, Bariloche, Río Negro.
29) Marina Lenton, DNI 21480775, ingeniera forestal y docente, Lago Puelo.
30) Lea Geler DNI 23374647, antropóloga, UBA
31) Liliana E. Pérez. DNI. 18.160.233. Historiadora. Universidad Nacional de la Patagonia

Todo preso es politico (en Rio Negro)


(Documento público de la Multisectorial Fisque Menuco)

Hacemos público nuestro repudio al accionar de la justicia de Río Negro que por directiva del gobierno provincial y nacional, persigue, encarcela y procesa a luchadores que pusieron de manifiesto la verdadera situación de hambre y miseria que sufren miles de trabajadores ocupados y desocupados de la ciudad de Bariloche y de toda la provincia, quienes son utilizados como “chivos expiatorios” de la interna política del PJ y sectores de poder.

El gobierno de Cristina Fernández y el de Weretilneck, muestran claramente que gobiernan para las multinacionales, la banca mundial y las grandes empresas, no solo garantizándole fabulosas ganancias sino también cuidándole sus bienes y productos a cualquier precio político. Esta política nacional y provincial que saquea nuestros bienes naturales comunes con la megaminería; con métodos contaminantes en el petróleo; que paga religiosamente la ilegitima deuda externa; que permite el saqueo a los salarios a traves de la inflación es la responsable principal de la grave situación social en nuestro pueblo.

Los gobiernos respondieron con la militarización y la persecución a luchadores pero ninguna respuesta a la miseria que sus políticas generan..

Este gobierno que utiliza los derechos humanos como bandera proselitista crea y aplica la ley antiterrorista para reprimir a luchadores intentando desviar el eje del problema y seguir aplicando el ajuste, no solo en Río Negro sino que en todo el país.

Como parte de esta política proselitista, en Río Negro fue anexado al Ministerio de Educación, el de DDHH cuyo responsable es el ex sindicalista y ahora ministro Marcelo Mango de quien repudiamos su “inacción”.

Exigimos la inmediata intervención del Ministerio de Educación y Derechos Humanos a favor de los compañeros detenidos para lograr su libertad.

LIBERTAD INMEDIATA A LOS PRESOS POLÌTICOS DE RIO NEGRO!!!

…Basta de represión y criminalización de la protesta social!!!

…Fuera la Gendarmería Nacional de Río Negro!!

Convocamos a una concentración el miércoles 30 de enero de 2012 a las 10.00 hs en Tucumán y Avenida de nuestra ciudad.

Multisectorial Fisque Menuco

(CTA Fisque Menuco -FUC-Agrupación Independencia-Frente Popular Darío Santillan-CCC–Partido Obrero PCR-FAP Confluencia-MAS)

Fisque Menuco (ex Gral Roca), 25 de enero de 2012

 

 

19215_547831381902965_150624519_n

Discurso de Pepe Mujica


Autoridades presentes de todas la latitudes y organismos, muchas gracias. Muchas gracias al pueblo de Brasil y a su Sra. presidenta, Dilma Rousseff. Muchas gracias también, a la buena fe que han manifestado todos los oradores que me precedieron. Expresamos la íntima voluntad como gobernantes de apoyar todos los acuerdos que, esta, nuestra pobre humanidad pueda suscribir. Sin embargo, permítasenos hacer algunas preguntas en voz alta. Toda la tarde se ha hablado del desarrollo sustentable. De sacar las inmensas masas de la pobreza. ¿Qué es lo que aletea en nuestras cabezas? ¿El modelo de desarrollo y de consumo que queremos es el actual de las sociedades ricas? Me hago esta pregunta: ¿qué le pasaría a este planeta si los hindúes tuvieran la misma proporción de autos por familia que tienen los alemanes? Cuánto oxígeno nos quedaría para poder respirar? Más claro: ¿tiene el mundo los elementos materiales como para hacer posible que 7 mil u 8 mil millones de personas puedan tener el mismo grado de consumo y de despilfarro que tienen las más opulentas sociedades occidentales? ¿Será eso posible? ¿O tendremos que darnos otro tipo de discusión? Hemos creado esta civilización en la que hoy estamos: hija del mercado, hija de la competencia y que ha deparado un progreso material portentoso y explosivo. Pero la economía de mercado ha creado sociedades de mercado. Y nos ha deparado esta globalización, cuya mirada alcanza a todo el planeta. ¿Estamos gobernando esta globalización o ella nos gobierna a nosotros? ¿Es posible hablar de solidaridad y de que “estamos todos juntos” en una economía que basada en la competencia despiadada? ¿Hasta dónde llega nuestra fraternidad? No digo nada de esto para negar la importancia de este evento. Por el contrario: el desafío que tenemos por delante es de una magnitud de carácter colosal y la gran crisis que tenemos no es ecológica, es política. El hombre no gobierna hoy a las fuerzas que ha desatado, sino que las fuerzas que ha desatado gobiernan al hombre. Y a la vida. No venimos al planeta para desarrollarnos solamente, así, en general. Venimos al planeta para ser felices. Porque la vida es corta y se nos va. Y ningún bien vale como la vida. Esto es lo elemental. Pero la vida se me va a escapar, trabajando y trabajando para consumir un “plus” y la sociedad de consumo es el motor de esto. Porque, en definitiva, si se paraliza el consumo, se detiene la economía, y si se detiene la economía, aparece el fantasma del estancamiento para cada uno de nosotros. Pero ese hiper consumo es el que está “agrediendo” al planeta. Y tienen que generar ese hiper consumo, cosa de que las cosas duren poco, porque hay que vender mucho. Y una lamparita eléctrica, entonces, no puede durar más de 1000 horas encendida. ¡Pero hay lamparitas que pueden durar 100 mil horas encendidas! Pero esas no, no se pueden hacer; porque el problema es el mercado, porque tenemos que trabajar y tenemos que sostener una civilización del “úselo y tírelo”, y así estamos en un círculo vicioso. Estos son problemas de carácter político. Nos están indicando que es hora de empezar a luchar por otra cultura. No se trata de plantearnos el volver a la época del hombre de las cavernas, ni de tener un “monumento al atraso”. Pero no podemos seguir, indefinidamente, gobernados por el mercado, “sino que tenemos que gobernar al mercado”. Por ello digo, en mi humilde manera de pensar, que el problema que tenemos es de carácter político. Los viejos pensadores –Epicúreo, Séneca y también los Aymaras- definían: “pobre no es el que tiene poco sino el que necesita infinitamente mucho”. Y desea más y más. “Esta es una clave de carácter cultural” Entonces, voy a saludar el esfuerzo y los acuerdos que se hagan. Y lo voy acompañar, como gobernante. Sé que algunas cosas de las que estoy diciendo “rechinan”. Pero tenemos que darnos cuenta de que la crisis del agua y de la agresión al medio ambiente no es la causa. La causa es el modelo de civilización que hemos montado. Y lo que tenemos que revisar es nuestra forma de vivir. Pertenezco a un pequeño país muy bien dotado de recursos naturales para vivir. En mi país hay poco más de 3 millones de habitantes. Pero hay unos 13 millones de vacas, de las mejores del mundo. Y unos 8 o 10 millones de estupendas ovejas. Mi país es exportador de comida, de lácteos, de carne. Es una penillanura y casi el 90% de su territorio es aprovechable. Mis compañeros trabajadores, lucharon mucho por las 8 horas de trabajo. Y ahora están consiguiendo las 6 horas. Pero el que tiene 6 horas, se consigue dos trabajos; por lo tanto, trabaja más que antes. ¿Por qué? Porque tiene que pagar una cantidad de cosas: la moto, el auto, cuotas y cuotas y cuando se quiere acordar, es un viejo al que se le fue la vida. Y uno se hace esta pregunta: ¿ese es el destino de la vida humana? ¿Solamente consumir? Estas cosas que digo son muy elementales: el desarrollo no puede ser en contra de la felicidad. Tiene que ser a favor de la felicidad humana; del amor a la tierra, del cuidado a los hijos, junto a los amigos. “Y tener, sí, lo elemental” Precisamente, porque es el tesoro más importante que tenemos. Cuando luchamos por el medio ambiente, tenemos que recordar que el primer elemento del medio ambiente se llama “felicidad humana”

Tiene cara de delincuente? Noooo


En el imaginario de la sociedad aparece siempre ese dicho lapidario “tiene cara de ladron” o “me cruce a unos con unas caripelas!!!!!”. En el mundo occidental se inicio una persecucion por portacion de rostro a partir de los estudios de un tal Lombroso,  célebre criminólogo italiano, cuyas teorias tuvieron gran auge desde finales del siglo XIX . Desde entonces la cara ha sido la primera impresion, errada por cierto, para definir una persona. De esa manera tambien en nuestro pais se han colado con su maldad tipos como Robledo Puch y Astiz por tener caras de buenos.

Muchos cientistas han refutado de mil maneras al tano prejuicioso y finalmente un consorcio de investigadores de diferentes países del continente americano demostró a través de un minucioso estudio estadístico que no existe asociación entre los rasgos faciales y el comportamiento. En otras palabras, la ciencia descartó de plano la posibilidad de juzgar a alguien por su apariencia. La investigación, que contó con la participación de especialistas de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) y el Centro Patagónico (CENPAT), contradice al célebre criminólogo italiano Cesare Lombroso, representante del positivismo criminológico.
Razzias callejeras o averiguación de antecedentes. La policía inventó numerosos eufemismos para justificar las detenciones por “portación de rostro”. Así, las clases populares, inmigrantes o descendientes de pueblos originarios fueron históricamente objeto de abusos policiales por el sólo hecho de ser morochos o no encajar con los patrones de belleza impuestos por las élites. Una práctica tan antigua como la humanidad.
No obstante, los científicos demostraron que la fisionomía y los rasgos de carácter no están relacionados de ninguna manera. Analizaron los rasgos faciales de casi 5000 hombres y mujeres de 94 sociedades humanas modernas de todo el mundo. Incluyeron no sólo comunidades rurales, urbanas e indígenas, sino también poblaciones de presidiarios, para determinar si esos rasgos estaban de alguna forma asociados con diferentes niveles de agresión.
Lo hicieron en respuesta a Lombroso, quien durante el siglo XIX destinó gran parte de su carrera profesional a demostrar la supuesta asociación entre las características físicas, especialmente la forma del rostro, y determinados comportamientos agresivos. También a una serie de estudios realizados en los últimos años que buscaron vincular ciertos rasgos con comportamientos antiéticos. De manera general, proponen que los hombres con caras más anchas que altas son más agresivos y tramposos. Según estas teorías, la supuesta “agresividad” de este tipo de hombres los ubicó en una suerte de dominación sobre otros hombres. En consecuencia, las mujeres los habrían elegido más y por lo tanto habrían tenido más posibilidades de dejar descendencia.
Para Claiton Bau, del departamento de genética de la Universidad Federal de Río Grande do Sul, Brasil, y otro de los autores, asumir que la personalidad de un individuo está determinada genéticamente y que esos caracteres se reflejan en la forma del rostro puede acarrear dos tipos de consecuencias. “Primero”, dice, “aplicar esos falsos ‘indicadores faciales’ puede llevar a una suerte de estigma negativo”; y después, “refuerza el concepto errado de que la influencia de la genética en el comportamiento sería simple y directa, al punto de que se podría predecir por la anatomía facial”.
“Nuestro objetivo fue evaluar en diferentes poblaciones humanas si había rastros de selección que habrían favorecido en el pasado a los varones con caras supuestamente más agresivas o dominantes”, explica Rolando González-José, investigador independiente en el Centro Nacional Patagónico (CENPAT) y coordinador del trabajo, publicado en la revista PLOS ONE. Según Raúl Carnese, director de la sección de Antropología biológica de la Facultad de Filosofia y Letras de la UBA, el hecho de que se hayan analizado diferentes grupos de todo el mundo aporta datos únicos. “Combina información biológica y sociocultural, y como la muestra es muy grande, permitió a los investigadores valorar las variaciones intra e interpoblacionales”, explicó
Estadísticamente, los resultados mostraron que las proporciones de la cara no influyen en ninguno de los dos sexos a la hora de elegir sus parejas. Además, los hombres con rostros más anchos tampoco tienen más hijos, lo que permitiría descartar la hipótesis de que las mujeres los eligen más.
Finalmente, los investigadores aseguran que no hay diferencias significativas entre las caras de hombres condenados por homicidio o robo y el resto de las personas analizadas. “En conclusión”, analiza González-José, “la hipótesis de que las mujeres en períodos históricos o prehistóricos eligieron varones con caras ‘agresivas’ o dominantes, queda descartada”. «

Fuente: Ramiro Barreiro

Caballo que no galopa en Jesus Maria


Hace más de treinta años que veo o escucho en la radio el festival de Doma y Folclore de Jesús María, aunque nunca he podido verlo personalmente. Sin embargo en una tradición familiar de 4 generaciones todos los veranos los reyes nos traen el tumulto de caballos, jinetes, apadrinadores, payadores y cantantes o conjuntos folclóricos directo a nuestra casa. Esta temporada no fue la excepción y todavía recuerdo la emoción con que seguimos junto a mi hija y mi padre la faena del, a la postre bicampeón, Ramón Córdoba cuando en una de las primeras jornadas se fue al suelo con caballo y todo y cuando el animal se levanto el estaba pegado en el lomo. Por eso me llamo la atención al día siguiente cuando leí que representantes de 13 organizaciones protectoras de animales denunciaron penalmente a la comisión directiva del Festival de Jesús María por la muerte de la yegua “La Roseta” en la jornada del sábado. Me quede pensando en tantas cosas, en tantos caballos, en los maltratos de caballos tirando carros o azotados por nada, sin alimentos, durmiendo al raso en las heladas camperas. Y en estos otros como La Roseta o la Patagónica, que también se desnuco, con tantos cuidados y excepciones.
Pudo ser un Doradillo, Alazán, Oscuro o Ruano
Bayo, Cebruno, Tobiano, Moro, Lobuno o Rosillo
También pudo ser Tordillo o algún zaino requemao
Overo, Negro o Tostao, no interesa su pelaje pues que nació pa salvaje y por eso es reservau.
Desde muy chico me aprendí ese verso y cada tanto me viene a la memoria por circunstancias diversas no siempre relacionadas con los caballos. El caballo, este animal tan noble y tan caro a los afectos argentinos a partir de dimensiones históricas, económicas y deportivas. San Martin en su caballo blanco (ficticio o no) aunque ahora dicen que era bayo. Cuadros de gauchos arreando hacienda en los albores de la Patria o mapuches y pampas en el galope tendido del malón. Gardel lamentándose perder a una cabeza en una carrera reñida. Y los dichos, los cuentos, las fotos, los paseos en mateo, Molinas Campos y toda la iconografía que coloca al caballo como el verdadero amigo del hombre argentino. Dice Gieco de Todos los caballos blancos todos los caballos blancos y el campo y el campo y el campo. Pero no todos los caballos cumplen con ese derrotero romántico de llevar un charre, de cruzar el disco por varios o de ser el “pintado” del General Perón. Son aquellos caballos que por defecto, por edad, por imposibilidad de ser amansado o por ser demasiados son enviados a los frigoríficos, los cargan pa’ los tachos como se dice en el campo pese a que no está muy difundido el consumo de carne equina en nuestro país. Antes bien la carne de caballo argentina se vende principalmente a Rusia, Holanda, Francia, Italia, Japón, Bélgica y Alemania; siendo el mercado ruso el de mayor volumen de compras quedándose con más de la mitad de la producción argentina. En estos países esta difundido el consumo y sus bondades, ya que tiene menos colesterol que la carne vacuna, posee un alto contenido de hierro y está libre de aftosa. En nuestro país es casi un sacrilegio comer un caballo, salvo alguna potranquita de año en algún evento particular, y reciben muchas críticas aquellos que a veces apremiados por lo económico se deshacen de sus caballos con destino amargo Pa’l tacho lo liquidaste, adiós nocherito fiel. Muchos caballos salvan de su destino de frigorífico pasando a formar parte de las tropillas.

Por eso llama la atención que de repente haya asociaciones que se preocupen por el Festival de Jesús María y nunca hayan hecho nada en Liniers con las vacas o en Trenque Lauquen, Córdoba o Chimpay con los caballos a faenar. ¿Será porque no sufren maltratos si no que los matan directamente? ¿Se preocupan por la especie en general o solo por el sufrimiento? Los caballos que participan de las domas y jineteadas son poco menos que atletas con una alimentación y un entrenamiento acordes a su disciplina y los cuidados necesarios además de los riesgos y particularidades como lesiones, dopajes, situaciones de stress e incluso la muerte como ha sucedido igualmente con pilotos de automovilismo, rugbiers, ciclistas, futbolistas o incluso jinetes en festivales de doma. Además para poder concurrir a estos festivales las tropillas deben recorrer diferentes rutas con controles camineros donde deben exhibir certificados de buena salud y vacunación entre otros, por lo que están controlados en su sanidad, estado atlético y alimenticio. Aun así quizás algún lunático quiere hacer una analogía entre las jineteadas y las corridas de toros pero allí solo duran un festival los animales, ya que son entrenados para morir y tampoco se puede parangonar con los circos donde además de soportar practicas crueles permanentes, a los animales, se los puede ver a simple vista mal alimentados y llenos de cicatrices. Llama también la atención en este caso que algunos cronistas de televisión y noticieros coloquen en letra catástrofe títulos que hablan de la muerte de 10 caballos en el festival de Jesús María, cuando ocho de ellos perecieron tras un accidente de tránsito en un hecho que nada tuvo que ver con el evento. Las dos yeguas que murieron lo hicieron por una causa típica en los equinos, desnucamiento, hecho que sucede muy a menudo cuando no se tienen las precauciones necesarias durante el amanse de los animales y durante las palenqueadas, los trabajos sobre la docilidad en la boca de los equinos, en las primeras montadas o galopes y también obviamente en las jineteadas; los caballos se dan vuelta sobre su cuerpo, lo que se conoce como voleada, cayendo de lomo y golpeando violentamente su cabeza lo que a veces provoca la muerte instantánea y en otros casos cegueras o trastornos motrices permanentes. Una de las causas más importantes de decesos en los equinos aunque lejos de la principal que son los cólicos, fuertes dolores en el vientre que se acompañan de alteraciones funcionales e incluso en la topografía de las vísceras de la cavidad abdominal. Se pueden originar por cambios repentinos en la dieta del animal, “empacho” o una infestación parasitaria en el aparato digestivo. La estadística precisamente refleja una tasa prácticamente nula de muertes de caballos en 48 ediciones del festival y en tantos otros eventos que tienen que ver con la jineteada. Me da la sensación que si quieren hacer algo por la protección de animales en competencia, además de ir a los festivales de doma se den una vuelta por las carreras cuadreras, donde el maicito y el chocolate están haciendo estragos entre los caballos de carrera, pasen por las carreras de galgos donde a los perros se les da cualquier tipo de aditivo para mejorar su performance y aboguen por controles antidopajes para todos los competidores como sucede en los máximos hipódromos del país. Además, cierto tipo de “violencia” que se critica ha sido utilizado por generaciones en la domesticación de estos animales de 400 o 500 kilos para convertirlos en motores de la historia.
Sería interesante ver a estas asociaciones manifestándose en todos los eventos que involucren animales, obligando a realizar todo tipo de controles sanitarios en los mismos, prever medidas de seguridad y sobre todo realizar trabajos cuantitativos y cualitativos para determinar las principales causas de maltrato y muerte en los animales. Si no se puede suponer que hay otros intereses y que prima el deseo de aparecer en cámaras antes que proteger a los animales allí donde estén.
Caballos que no galopa va derecho al pisadero y al que lo topa la muerte va derechito al infierno.

JESÚS MARÍA. El sábado 5 de enero murió “La Roseta”, una yegua que se accidentó en el campeonato de doma.

Anda que te ayude tu abuela, Goye


“Con este triunfo vamos a hacer de Bariloche la cuarta puerta de ingreso en la Argentina” dijo con su voz típicamente aguardentosa y colorado como un tomate el extinto gobernador Soria, en la noche del 2 de octubre de 2011 en Bariloche en ocasión del triunfo de Omar Goye en las elecciones municipales de San Carlos de Bariloche, una semana después de haberse impuesto en las elecciones para gobernador, cargo que ocuparía durante menos de un mes antes de ser asesinado por su esposa. Un año y tres meses después otro Soria, en este caso el hijo del gobernador fallecido e intendente de General Roca, también en Rio Negro ha realizado declaraciones donde intenta colarse en la palestra política actual y da su versión sobre cuál debe ser la salida institucional para el controvertido intendente mientras que los dos máximos referentes del partido gobernante en Rio Negro, el gobernador Weretilneck y el senador Pichetto quieren la dimisión ya del hombre de la abuela famosa.

Sin embargo no pareciera ser una solución de fondo el alejamiento de Goye para la situación actual de la ciudad lacustre. El hecho por sí solo no garantiza la extinción del conflicto social en Bariloche, pero daría la sensación, habida cuenta de las múltiples reuniones realizadas y de las opiniones vertidas, que el alejamiento del intendente se aparece como un hecho necesario para satisfacer los designios de la Presidenta Cristina Fernández que quiere que alguien pague por los hechos del 21D que la golpearon en la frente en medio de su discurso de “conflictividad social 0”. Justamente esa presidenta que tomo como propio aquel triunfo de octubre mostrándolo como paradigma de las bondades del arrasador modelo K, la misma que lo premio con el despampanante festejo del 25 de Mayo aquel que costó al erario público rionegrino la suma de 2.624.348, 68 pesos por la contratación del palco, alquiler del Teatro, globas y locales, fuegos artificiales, sonido, iluminación, banderas, escarapelas, hilos y telas, seguridad, computadoras, peluquera y artistas. Contrataciones que estuvieron a cargo de Julián Goinhex, por entonces súper secretario del gobierno de Weretilneck hoy también alejado de todo. La misma presidenta que formulo un arsenal de promesas para ayudar  a un intendente tan comprometido con la causa como Goye. Hoy la taba se dio vuelta y yendo en contra de la vieja letra tanguera, el intendente ya no será Margot sino simplemente Margarita.

Lo de Weretilneck es curioso, el mismo día pero del año 2012 también había pedido la renuncia de un intendente. En ese caso había sido la de Carlos Johnston intendente de Catriel, de quien dijo debería dejar su cargo por la gravedad que representó su desaparición durante algunos días. Recordemos que Johnston desapareció el 1 de enero de 2012 cuando según fuentes allegadas había salido a correr alrededor de las 6 de la mañana (de Ripley) y fue encontrado en la localidad santacruceña de Los Antiguos con una poderosa suma de dinero en su poder. Sin embargo nunca se aclaro porque se había ido tan lejos a correr y porque salía a ejercitarse con tanto dinero en su poder; por supuesto que en pocos días, tal vez alertado acerca de los verdaderos motivos de la ausencia del catrielense, el gobernador se olvido de su intención primigenia y ayudo con su silencio a que nunca se conozcan los motivos de tan extraña desaparición-aparición.

Lo cierto es que un año después el gobernador de Río Negro le solicita al intendente que “analice seriamente la posibilidad de abandonar el cargo”. Agregando que “debemos encontrar una salida al proceso político institucional que vive Bariloche”, expresando su “preocupación, análisis y posición, sobre la debilidad y aislamiento que demuestra él y el gobierno municipal”. Además de ponerle nombre propio a los “culpables” de las demandas barilochenses en las personas de un alias “Mohicano’ y de Sandro Bonefoi, el padre de aquel chico asesinado en 2010 por la Policía de Rio Negro y al cual desde el Frente para la Victoria, por entonces en campaña, se le prometió asistencia, trabajo y contención para su familia. Ahora el gobernador ha declarado que Bonefoi y el “Mohicano” no pueden ser “actores que ejerzan control sobre el municipio de Bariloche”,  ya que “estas personas están vinculadas a delitos y tienen de alguna manera acorralado al intendente municipal”, ninguneando y vilipendiando  a personas que si verdaderamente han cometido algún tipo de delito o viven de delinquir como dice el gobernador, el mismo debiera realizar las denuncias correspondientes para que sean juzgados por esos delitos. Mas allá de todo tampoco explica porque las demandas ciudadanas quedan invalidadas por ser  esgrimidas por unas personas u otras.

Destaca además los grandes aportes realizados por el gobierno de la provincia en San Carlos de Bariloche los cuales han sido mayoritariamente destinados a la obra pública. Alguien alguna vez deberá explicar como una cuadra de asfalto o una columna de cemento pueden mejorarle la vida a personas que deben padecer desnutrición, baja escolaridad,  violencia familiar, de género e infantil, abusos sexuales, embarazo infantil y adolescente, escasa prevención en salud, enfermedades, desocupación, sub-ocupación, explotación, discriminación laboral, trabajo no registrado y como si esto fuera poco adicciones desde edad temprana, todos estos puntales de la exclusión social que soportan los habitantes del Alto barilochense, señalados como principales responsables de los saqueos y lugar de pertenencia de los tres jóvenes asesinados en 2010. Correlación que se hace extensa a los componentes de la población carcelaria de la Unidad Penitenciaria III de Bariloche, hoy también presa de grandes conflictos, donde más del 80 % de los reclusos proviene también de los barrios sindicados. ¿No son demasiados datos en pocas líneas como para que quede demostrado el error de la forma en que se encara políticamente la asistencia a estas personas? Quizás alguien debiera decirle al gobernador que los cortes de cinta no eliminan este caldo de cultivo y que la excusa de los 28 años ya ha fenecido.

Claro que es muy poco lo que se ha hecho desde los gobiernos municipales, provinciales y nacionales en los últimos años por la ciudad de Bariloche sobre todo a partir de la debacle económica de los 90 cuando la política neoliberal arraso con la economía de todo un país sobre todo de aquellas regiones que dependían de un dólar alto. Quizás la única excepción a nivel municipal en labores con neto corte social sea la del vecinalista Beto Icare quien centralizo su esfuerzo de gobierno en torno a los barrios altos de la ciudad en busca de mejorar sus condiciones de vida a la vez que se buscaba favorecer su inclusión con el resto de la sociedad barilochense. Del resto, radicales y peronistas, poco y nada, con lo cual no hay ninguna garantía que la salida de Goye sea la solución a los males de la ciudad con más habitantes de la provincia, antes bien creo que debieran reforzar  sobre ciertos y determinados indicadores que no se solucionan con un poco mas de luz o una rotonda mas y mucho menos con el alejamiento de un mandatario.

Todo esto sin soslayar la gravedad institucional que implica la intervención de un gobernador y un senador en la desestabilización de un mandatario electo por voluntad popular en elecciones absolutamente legales. Quizás se pueda estar en contra de la línea de gobierno de un intendente cuya primera medida haya sido crear una oficina en Buenos aires y ponerla bajo la dirección de de su hija, pero esto no implica que se deba desconocer un proceso democrático o pretender que las autoridades sean meras figuritas o preservativos cuyo valor de cambio resida en la utilidad que presenten para las autoridades superiores. El imperio de la ley para algunos mandatarios solo se ve necesario cuanto esta beneficia sus intereses.

Seguramente en el futuro pasaran por Bariloche otros Goye, Weretilneck o Pichettos, pero nada cambiara si alguien de una vez por todas no dice como se deben solucionar los grandes problemas a partir del trabajo sobre las necesidades reales de la gente.