Sociedad en retroceso


En Rosario hace pocos dias los vecinos cansados de ser victimas de robos menores, de la inacción de la justicia y de la pasividad de la policía, hiceron justicia por manos propias y asesinaron a golpes a un joven al que consideraban delincuente. Ambos sectores, los asesinos y el asesinado son, en su relación especifica y circunstancial, al mismo tiempo victimas y victimarios. Los asesinos pertenecen a un grupo social que se ve sometido a permanentes robos de pertenencias, situaciones violentas y hechos vandálicos por parte del grupo social al cual pertenece el asesinado, siendo aquellos victims de estos. En este caso puntual, lo sucedido en Rosario, huelga explicar quien es victima y quienes son victimarios. Pero la vez , y aun tiempo, ambos son victimas del tándem poder político-poder económico. La justicia que todos suponen lenta e ineficiente, en realidad no es tal, sino que garantiza primordialmente los intereses del poder político y el poder económico y allí es donde aplica su mayor velocidad o su lentitud desesperante para defender los ataques que pueda sufrir el bloque de poder o para garantizarle la impunidad al mismo. Para ver mas claro esto podemos observar cuan rápido son juzgados o reprimidos los militantes sociales , los saqueadores de grandes supermercados, los ocupantes de terrenos pertenecientes a multinacionales o quienes pretenden ocupar o manifestarse contra establecimientos pertenecientes al bloque de poder. Del otro lado, el de la lentitud y la omisión bastaría que los lectores contabilizaran la cantidad de políticos o empresarios que han sido juzgados con el debido proceso, hallados culpables y encarcelados. Creo que bastarían los dedos de un guante de boxeo para contabilizarlo.
Esto nos coloca ante la posición de una estructura dominante avanzando con sus intereses sobre ambos grupos puestos en tensión. Los unos, victimas de la desidia y la desprotección de un sistema que no tiene voluntad de proteger sus intereses, ni propiedades ni siquiera sus vidas dejándolos a merced de cualquier cosa que les pueda suceder mientras intentan progresar o defender sus ámbitos. Los otros: excluidos, hambreados, prostituidos, victimas invisibles de cada política económica y sujetos al sistema político por una estructura clientelar que muchas veces les da beneficios para robar o traficar mientras los mata de mil maneras distintas.
Se han diseñado todo tipo de políticas de “seguridad”, se han burocratizado diferentes organismos públicos para colocar en esos lugares a toda clase de ineptos que no han contribuido en nada a su propósito, se ha aumentado el numero de fuerzas de seguridad, se han complejizado los sistemas de información y se ha dotado y equipado a todos los estamentos involucrados, al mismo tiempo que se llevan adelante supuestas políticas publicas, sistemas de ayudas sociales y todo tipo de planes para conformar una sociedad mas inclusiva. Sin embargo la cantidad de delitos aumenta cada día, los robos y los hechos de violencia suceden con mayor frecuencia y ya no sorprenden a nadie mientras que los detenidos por estos hechos son marginales, sin estudios, provenientes de familias ensambladas, adictos y desocupados. Por lo tanto rápidamente podemos deducir que el camino elegido para combatir el delito y los intentos para evitar la exclusión social han fallado sistemáticamente. Y a la vez argumentar que, o no se realizan estudios serios para encontrar las causas verdaderas que provocan la situación o bien saben cual es el problema y no hacen nada para resolverlo.
Las acciones que quedan nos llevan otra vez al primer párrafo para observar como se manifiestan los errores en las políticas implementadas y que consecuencias tienen. Unos salen a robar, los otros están cansados de que les roben. El efecto multiplicador de lo sucedido en Rosario sería nefasto, mas aun sabiendo que ya se han registrado otros casos como por ejemplo en General Roca, hace unas horas solamente. La combinación entre vecinos dispuestos a dar pelea por sus bienes y jóvenes y no tan jóvenes que seguirán robando, incluso con la posibilidad de contar con armas a un lado y otro será letal, y no hay ninguna garantía de que esto no vaya a suceder. Habrá que revisar concienzudamente las acciones a llevar a cabo por el Estado en sus diferentes niveles, se deberá actuar con la mayor responsabilidad y conciencia social del lado que nos toque estar sin soslayar que además de propiedades hay vidas en riesgo.
Deberemos ademas exigir un mayor compromiso de quienes poseen responsabilidades directas, aunque creo firmemente que todos debemos tomar parte y buscar soluciones efectivas.
fdvs

EL PERIODISMO Y LA ÉTICA – PIERRE BOURDIEU


Actas de la conferencia de fundación del Centro de Investigación de la Escuela de Periodismo (Lille) Los libros de periodismo , en junio de 1996, N º 1.

Cuando hace dos o tres años, éramos pocos, entre ellos Patrick Champagne y Patrick Pepin para discutir la necesidad de colaboración entre los investigadores y los periodistas, no me esperaba que se haría tan rápido, la oportunidad de ver la creación de un centro de investigación sobre el periodismo como este.

Una contribución a la creación de este centro podría ser sólo para presentar algunas de las preguntas de participantes en esta conferencia. Es importante que el grupo sea, especialmente un grupo cuyas responsabilidades son tan importantes como la de los periodistas, planteada explícitamente la cuestión de la ética y la lucha por desarrollar su propia ética. Dicho esto, el riesgo de sonar un poco aguafiestas, pero a menudo el papel del sociólogo, tiene que recordar que la ética esta en el aíre, sin raíces en el conocimiento de las prácticas actuales, es probable que proporcione instrumentos de auto-justificación, por no decir auto-mistificación.Y es cierto que muchas veces el discurso ético se debió principalmente al efecto de permitir a un grupo. Es por eso que tengo que advertir contra el peligro de desplazamientos o desviaciones que se trabaja con tal de que no crean (y se cree) que puedan pedir ” problemas de conciencia “y” voluntad “e incluso la conciencia individual, que dependen, en realidad, de la eficacia de los mecanismos social.

El papel de las ciencias sociales es recordar la existencia de estos mecanismos, no desesperar conciencias y voluntades, sino darles un poco de libertad real de los mecanismos por los que están sujetos. Cada profesión produce una ideología profesional, de forma más o menos ideal y mitificada en sí, el grupo de periodistas, al igual que todos los demás. La función del sociólogo, en mi opinión, para ayudar en lo posible a trabajar un poco désenchanteur. No es la sociología del periodismo, porque están demasiado involucrados en el periodismo de juego, se refieren a la imagen de sí mismos que quieren tener. La sociología como yo la entiendo, y me presenté a la academia (en Homo academicus ), que me valió algunos inconvenientes, deben someter a la crítica objetiva los grupos que hablan tienen sobre sus prácticas, en lugar de sólo el registro, sin más, y así darles la apariencia de una ratificación científica. Y una de las primeras tareas sería la de analizar el discurso de que los periodistas tienen de sí mismos, así como algunos “sociólogos” toman a los periodistas con su aprobación o aplausos.

Este escepticismo, por no decir la duda radical, con respecto a los credos éticos, no significa que todo es posible. Sin embargo, es importante distinguir entre el viejo precepto estoico, que depende de nosotros y lo que no depende de nosotros, al menos para evitar la caída de personas o carga con responsabilidades, obviamente, demasiado desproporcionadas. En lugar de la moral y de apelar a la conciencia y la voluntad, puede pedir al grupo crear las condiciones para que sus miembros sean más propensos a comportarse moralmente. Para justificar este cambio de lenguaje y perspectiva, me gustaría hacer referencia a Maquiavelo quien dijo que casi la República es un régimen en el que los ciudadanos tienen interés en la virtud, y en la virtud son más propensos a ser recompensados . Esto requeriría completa y correcta cita a Aristóteles diciendo que “la virtud quiere un poco de consuelo.” En resumen, tenemos que tomar nota de las condiciones sociales (y económicos), positivas y negativas, del ejercicio de la ética y, si realmente quieren la conducta moral se llama, simplemente se niegan a predicar (quejas, ocasionalmente predicar en el desierto, con los consiguientes beneficios “Beautiful Soul”) y trabajar para crear la casi necesaria para dar pleno efecto a las condiciones económicas y sociales. En resumen, debe, bajo pena de justicia, crear trabajo en la misma organización del orden público, las condiciones de posibilidad de la virtud pública, que el periodismo es uno de los lugares preferidos de ejercicio, ya que, creo que es un servicio público. La única pregunta es cómo asegurar que los periodistas, estén o no estén dispuestos a la virtud, tienen interés en ser virtuosos y periodísticamente qiueren diseñar el servicio público que se les exige como un servicio real público en lugar de reducirlo al mercado, la ley de las votaciones. O ir a una formulación práctica más cercana: cómo reforzar las restricciones que se pueden llamar “virtuoso”, es decir, aquellos que crecen en la virtud, y la forma de debilitar en el desenmascaramiento de contrarrestar las limitaciones de “viciosos”, es decir, aquellas que conducen a fallo o error?

Antes de entrar en la búsqueda de principios prácticos de acción, tengo algunos recordatorios teóricos que parecen necesarias para al menos tratar de convencerte de que puedes hablar sobre el periodismo en una lengua que no es la “crítica” o el “juicio”.Los periodistas son un apoyo muy probable y relativamente pocos análisistas. No hay ningún medio que le gusta ser objetivado. El sociólogo está mal visto porque dice cosas que no quieren saber (y no sólo como buenos periodistas, cosas que es difícil saber porque están ocultas o secretas).

Por eso no deja de tener miedo a ser mal entendido, yo me entrego (rápidamente) en un pequeño ejercicio de objetivación. El mundo periodístico es lo que yo llamo un campo relativamente autónomo, es decir, un espacio de juego donde la gente juega por normas especiales, o, más exactamente, los patrones específicos – esto no es exactamente lo mismo – por ejemplo, diferentes a las del juego científico, un microcosmos en el que se desarrollan intereses específicos, que son la base de las luchas concretas, lo más típico son las luchas de prioridad. Pero si el periodista y físico, todas separadas en apariencia, tienen en común la necesidad de conseguir la primera (para difundir noticias o para anunciar un descubrimiento), el control de los medios que se pueden implementar para superar tanto más estricta en el ámbito científico, que es mucho mejor protegidos y por lo tanto protege mejor contra los intentos y la tentación de manipulación. Tanto juego periodístico tiene su propia lógica que no podemos comprender plenamente las acciones de un periodista lo que es si usted hace lo que no se refiere al área del periodismo, que es es decir, el conjunto de las relaciones que unen a todos los demás periodistas. Se puede ver un ejemplo de estos efectos de campo en el hecho de que cuando uno de los periódicos que cuentan, es decir que el peso en el campo, se ocupa de un tema, todos los demás se ven obligados a hablar. O el hecho de que la estructura del campo periodístico se ha visto profundamente alterado por la intrusión de la televison y con ello, de las calificaciones, los efectos de este cambio han dejado sentir incluso en las regiones más autónomas este campo a la Cultura Mundial y Francia, por ejemplo.

Una de las propiedades más importantes del juego periodístico radica en su limitada gama – en comparación, por ejemplo, con el campo científico – es decir, que esta muy sujeto a las limitaciones externas, como los que son influencia, directa o indirectamente, los anunciantes, las fuentes, y también la política.

El campo periodístico se ha estructurado como la mayoría de los campos de producción cultural (por ejemplo, el campo artístico de la revolución impresionista) en torno a la oposición entre, ir rápido, “puro” y “comercial”, entre los que ponen política exterior en mente, el valor de comentario, etc., y los que se inclinan a la solicitud de prestación por nacionales o locales, y en especial la sensacional y sensible, y que con la aparición de la virtud, si la aceptamos la lógica del plebiscito se puede ver en la elección de unas apariencias democráticas expectativas sumisión de muchos.

Debido a la aparición de la televisión, el polo más heterónomo de un campo relativamente autónomo ya fue reforzada hasta el punto de ser capaz de hacer cumplir la ley de la heteronomía en todo el campo periodística, sino también en las estrategias de los periódicos y los periodistas – como lo demuestra, por ejemplo, el aumento de la capacidad de la televisión, la propia determinada por las calificaciones y la encuesta para determinar la agenda de los periódicos que los periódicos hacer un lugar más y más en todo lo relacionado con la televisión y sus programas).

Armado con este análisis, podemos tratar de aumentar la propensión colectiva de la virtud en tratar de actuar para reforzar las restricciones virtuosas, es decir, los mecanismos que tienden a hacer cumplir las reglas constitutivas o, más profundamente, para mejorar la especificidad y efectividad de estas normas, trabajando para fortalecer la autonomía del campo periodístico, especialmente en relación con las votaciones. No hace falta decir que todos los periodistas también tienen interés en la construcción. Cualquier evidencia que sugiere que la propensión a actuar a favor de medidas para fortalecer la autonomía con respecto a todo poder externo depende del grado de autonomía de los diversos medios de comunicación (que se puede medir).

En general, el mundo periodístico es relativamente autónomo, cualquier acción encaminada a la creación de condiciones favorables bajo el menor se encuentra en otro lugar, en apoyo de la lógica interna del medio ambiente: la censura externa son mucho más poderosos (en grados diferente dependiendo de la posición en el campo) que la censura interna impuesta por las normas y valores involucrados en el ideal de autonomía. La primera se produce a través de las incertidumbres, fáciles de convertir en amenazas asociadas con la precariedad laboral que puso a los jóvenes periodistas a la alternativa desaparece muy rápidamente o hacer su agujero tratando de hacer “disparos “es decir, a menudo coincidiendo violar las normas de la ética periodística, o resignarse a la presentación desencantado o” fayotage “cínica o sin esperanza.Estas condiciones sólo pueden mejorar “líderes” arbitrarias que a menudo promovidos por su oportunismo y sumisión, encontrar otro edificio en la presión de las calificaciones que otorga al parecer debido a su resignación y cinismo.

Así que el peso de la censura interna fortalece contra la censura externa, si los periodistas colectivos establece instancia efectiva de juicio crítico, capaz de oponerse a su legitimidad audiencia específica.

Debemos tratar de diseñar algo como un cuerpo normativo entrar en la profesión puede proteger el cuerpo contra la intrusión de personas que no aceptan ciertas reglas del juego, o no poder aceptar. (No es suficiente para pagar los periodistas en una especie de juramento hipocrático, que deben ser capaces de aplicar efectivamente las normas). Pero sería trabajar sobre todo en la construcción de cross-censura. Los campos más autónomas, como el campo de las matemáticas, por ejemplo, se encuentran menos casos de tipo “colegio profesional”, como la práctica de la crítica mutua. Pero lo que llama la atención es la propensión de la comunidad periodística de conceder la indulgencia a los escándalos específicos, es decir, acciones que son transgresiones evidentes de las reglas oficiales del comercio. Debe analizar las funciones sociales de este tipo de “ley del hampa”, que es que “no ataca a los competidores.” Por razones que no entiendo la comunidad periodística se niega crítica mutua se practica en todos los ámbitos de la producción cultural y que todos los avances de la ciencia, el arte, la literatura basan. Aparte Pato Encadenado (y otra vez, lo hace sólo en raras ocasiones y por las formas), los periódicos no publican la información cincuenta que tienen sobre sus competidores y es muy raro que la comunidad periodística genera controversia que, en mi opinión, sería avanzar en la independencia y en la que inventar y ejercer una verdadera ética práctica (y no teórica y programática). Los “Cuernos de información” probablemente llenar un vacío en lo que dicen que mucha gente se siente en el centro sin estar en condiciones de conocer (excepto en privado).

No podemos esperar que la consolidación sostenible de la ética periodística del campamento como un fortalecimiento de la crítica interna y la crítica externa, en particular un análisis sociológico objetivar que los periodistas tienen más interés ( a pesar de que a menudo creen lo contrario) están cerca del polo autónomo. Los periodistas no son los únicos afectados. Artistas, escritores y académicos, sino también políticos, ya través de todo esto, todos los ciudadanos tienen interés en el fortalecimiento de las condiciones sociales de la virtud periodística. Dado el papel crucial que el periodismo de hoy impone a todos los ámbitos de especialidad (uno piensa en la ley y el poder judicial, y la medicina, por no hablar de la cultura) de peso, el campo periodístico tiene la capacidad de imponer a todos los campos que es auto-impuesta desde fuera.

Pienso, por ejemplo, de la crítica, cuya independencia es una condición importante para la autonomía de la producción cultural de la humanidad (la literatura, el arte, la ciencia, etc.). Debe analizar las limitaciones con las que los trabajadores que se encargan de pesar la veredictos producción artística littérair, la ciencia misma, sobre todo a través de su contribución al éxito (o el fracaso), medido por el número las ventas, los editores se nota, cada vez más, en la elección de publicación, etc. Una comprensión profunda de estos mecanismos puede basar una acción para evitar que la lógica del plebiscito es necesario, a través de la mediación de los periodistas y los medios de comunicación de éxito en el mundo que se construye en contra de esta lógica que el mundo científico, el mundo de la literatura o el mundo del arte.

Lejos de hundirse y adjunte los grupos sociales en el determinismo que la puerta al día, la sociología proporciona instrumentos para arrebatarle algunos de estos determinantes. En otras palabras, lejos de los periodistas desesperados, las ciencias sociales, aumentan el conocimiento y la conciencia de las limitaciones. Lo que desean por encima de todo, es la constitución de los lugares donde los periodistas trabajarían en conjunto para analizar objetivamente y con la asistencia de expertos (cuya intervención parece esencial para obligar y ayudar a impulsar el análisis hasta el final sin concesiones o de conveniencia). De hecho, creo que el progreso del conocimiento de las limitaciones de los periodistas y la difusión de este conocimiento sólo podía avanzar en la libertad de los periodistas, es decir, su voluntad y sobre todo su capacidad de resistir con eficacia mecanismos que determinan su práctica profesional.

Fuente: http://www.homme-moderne.org

Cultura violadora (by Malena Pichot)


Siempre recuerdo el sospechoso suceso por el cual Alejandra Pradón terminó cayendo del séptimo piso de su departamento en medio de una poco esclarecida reunión con ciertos jugadores de fútbol. Lo recuerdo porque me llamó mucho la atención lo que por entonces se escuchaba mucho: “Bueno, Pradón, vos también! Te metés en un cuarto con jugadores…”. De la misma forma, ante la acusación de abuso por parte del intengrante de los Wachiturros a una menor de trece años, a quien habría manoseado en el interior de una combi, la pregunta generalizada era: “¿Qué hace una nena es una camioneta con hombres?¿Por qué se metió ahí?”. La primera condena entonces, la primera culpable siempre es la víctima Ella debería haber sabido dónde se estaba metiendo.

Esta reflexión sólo puede ser el resultado de una cultura que plantea al varón casi como un animal que ante la posibilidad de introducir su pene en algún lado, no tendría que cuestionarse absolutamente nada, porque una fuerza mayor, propia del varón, no lo deja razonar. Por esta razón, la mujer debería estar al tanto de esta incapacidad del hombre y cuidarse un poco más. La prueba de que una buena parte de esta sociedad sostiene esta concepción del varón es simple: todos juzgamos ferozmente y condenamos a las prostitutas, las mujeres que cobran por sexo forman parte de un escalafón muy bajo en el imaginario social, en la hipócrita jerarquía moral de nuestro mundo; incluso las strippers en un boliche son condenadas bajo la misma moralina, ¿Pero cuánto se juzga a los hombres que las consumen? Nada. No solo no se los juzga, muy por el contrario, se los premia. Ser “putañero” es ser un campeón. “Buenos Muchachos” el programa que puede verse en C5N es sin lugar a dudas la representación arquetípica más perfecta del macho argentino, y tan perfecto es este programa para ejemplificar lo que es una cultura que hasta uno de sus conductores, el adorable y carismático Bambino Veira , fue condenado por abusar de un menor.

“El hombre que viola no es un enfermo mental aislado, no debe ser comparado con un paria, un psicótico que ha quedado fuera de las normas de la sociedad. El hombre violador no es un hijo enfermo del mundo, es un hijo sano del patriarcado.”

El hombre que viola no es un enfermo mental aislado, no debe ser comparado con un paria, un psicótico que ha quedado fuera de las normas de la sociedad. El hombre violador no es un hijo enfermo del mundo, es un hijo sano del patriarcado. Vivimos en una cultura que avala al hombre una actitud de dominación sobre el cuerpo de la mujer en toda instancia, y por esto, un pibe que jamás cometió ningún tipo de delito o locura puede, envalentonado por alguna circunstancia grupal, convertirse en un monstruo, como podemos ver en este corto francés que intercambia los roles en la sociedad y que se ha hecho viral hace unas semanas.

“Mayoría oprimida”.

Hace unos días la noticia de los tres jóvenes jugadores de independientes que se ven envueltos en el “supuesto” abuso sexual lamentablemente no sorprende a nadie (y digo “supuesto” únicamente porque la causa no ha sido caratulada aún). Benítez dormía en un cuarto con su novia, Zárate entra al cuarto, se mete en la cama mientras su amigo duerme y viola a la novia de su amigo. Esto dice la víctima, la declaración de Benítez concuerda y los mensajes de texto lo dejan más que claro, pero bueno, la causa no ha sido caratulada todavía. En fin. Los medios, mientras tanto, se desviven en aclarar imbecilidades conceptuales propias de la primaria como si la chica era o no era la novia de Benítez o cuán oficial y serio era el compromiso que mantenían, como si esto de alguna manera modificara la gravedad de la violación. También están los inentendibles periodistas deportivos que se rasgan las vestiduras a favor del club, “Por el amor del cielo, que esto no manche al club! ¡Por favor, por favor, tomemos conciencia! Este escándalo no es de Independiente!”. Ojalá pudiera entender de dónde carajo sale esta indignación estúpida de preocuparse por un club, cuando la integridad de una mujer (les recuerdo a algunos, un ser humano) se vio vejada de esta manera. La palabra “escándalo” no es aleatoria tampoco, la misma no remite a violación, no remite a crimen, no conduce a delito. La construcción “escándalo sexual” remite a fiesta, y en ese sentido está utilizada en todos los zócalos de todos los programas. Muy poco puede escucharse o leerse en la tele la palabra “violación”, quizás porque remita demasiado a lo que ocurrió realmente.

Un problema más tendrá la víctima si encima de todo es bella, entonces ahí sí no caben dudas de que se la estaba buscando. Esta cultura violadora postula que las mujeres bellas deben esperar ser acosadas y abusadas así como también las mujeres fuera de los cánones de la belleza deben sentirse agradecidas por los acosos. El hombre que viola es un problema de educación, el hombre que viola es el resultado de una cultura que pone a la mujer en un lugar de objeto sin voluntad propia, esto es doloroso de aceptar porque, en un punto, nos volvería responsables a todos de las violaciones; y lo lamento, pero así es.

En palabras de Mary Pipher: “Los jóvenes deben ser socializados de tal manera que la violación sea considerada un acto tan impensable como el canibalismo”.
Malena Pichot para Telam