Femicidios con fuego


Especialistas de Argentina y España coincidieron hoy en la necesidad de que los medios de comunicación informen siempre sobre los casos de femicidios con fuego pero priorizando el por qué de la violencia de género, atendiendo que desde el asesinato de Wanda Taddei, otras 50 mujeres murieron a causa de quemaduras.

Ayer, el Tribunal Oral Criminal N° 20 condenó a 18 de prisión a Eduardo Vázquez, por el asesinato con fuego de su esposa Wanda, atenuado por emoción violenta, lo que generó críticas de sectores que trabajan en la prevención de la violencia de género.

La utilización del fuego como metodología violenta se incrementó a partir del femicidio de Wanda en 2010, y en lo que va de este año ya se contabilizan 11 femicidios y 17 mujeres quemadas que aún sobreviven con sus secuelas, según datos del observatorio de la ONG La Casa del Encuentro.

Hoy, a la penosa lista de mujeres quemadas, se sumó Paula González, de 21 años, quien perdió a su bebé de siete meses de gestación tras sufrir quemaduras en el 75 por ciento de su cuerpo.

“El `cómo` de una información sobre violencia de género no es un asunto importante por dos importantes motivos: primero, porque crea morbo y es un paso que se da hacia el sensacionalismo, y en segundo lugar porque desviamos la atención de lo que, realmente, es importante en la violencia de género: el `por qué`”, afirmó a Télam desde España, Pilar López Diez.

Periodista y especialista en género, la española es una referente cuando se analiza el tratamiento mediático de la violencia de género. Entre sus numerosos aportes al tema se cuenta la elaboración del “Manual de Urgencia para tratar las noticias sobre violencia de género de Radio y Televisión Española”.

“Mientras la gente quiere saber si antes la roció con gasolina, si primero prendieron las ropas y su cuerpo quedó desnudo, si las quemaduras afectaron al 30, 70 o 90 por ciento del cuerpo; si este tipo de muerte es extraordinariamente dolorosa para la mujer…la gente está totalmente desinformada de por qué se producen tantos asesinatos de hombres contra mujeres”, agregó.

En el mismo sentido, opinó Marcelo Pereyra, magíster en periodismo e investigador en representaciones de las violencias en los medios, para quien “el modus operandi del victimario no es relevante, más allá de que es particularmente brutal, aunque no mucho menos que 30 puñaladas o un escopetazo o un estrangulamiento”.

Ada Rico, presidenta de La Casa del Encuentro, aporta que la difusión de los casos de violencia de género en los medios de comunicación “sirve para que la sociedad tome conciencia sobre esta problemática y para que estos temas dejen de estar en el ámbito de lo privado, donde el secreto protege al agresor”.

Al mismo tiempo pidió que los medios “terminen con el eufemismo de `crimen pasional`, que no justifiquen al violento y no difundan tanto los argumentos y estrategias de los agresores, ya que hemos visto cómo, en el caso de las mujeres incineradas, se repiten caso a caso las versiones que desarrollan los femicidas”.

Por su parte, Claudia Laudano, autora de “Construcción mediática de casos de violencia contra las mujeres” reconoció que “resulta difícil afirmar de manera categórica que la difusión periodística de casos de violencia hacia mujeres donde se las quema, genera otros casos similares”.

Para la especialista “al no contar con estadísticas nacionales de la última década es complicado afirmar que el aumento de casos análogos es producto de la difusión periodística”.

Laudano, quien junto a Marcelo Pereyra, analizó la cobertura mediática del femicidio con fuego de Wanda Taddei, “se naturalizó el desenlace violento” y “psicólogos y psiquiatras intentaron justificar al victimario a partir del estrés post traumático que habría sufrido después de Cromañón”.

Vázquez era integrante de Callejeros, la banda de rock que tocaba en el boliche porteño Cromañón cuando el local se incendió el 30 de diciembre 2004 causando la muerte de 194 personas.

“El caso de Wanda fue instituido como ´emblemático´ por los medios, que desde allí abordaron a otros por analogía, aunque sin otorgarles la misma publicidad ni jerarquía en las coberturas”.

La investigadora recordó que desde ese crimen, “los diarios generaron la etiqueta distintiva `mujeres quemadas`, con la consecuencia de separarlos del tratamiento general de la problemática de violencia de género” y se preguntó: “¿Estos casos concitaban antes el mismo interés periodístico para ser registrados?”.

La respuesta parece ser “no”, ya que las estadísticas sobre femicidios que realiza La Casa del Encuentro en base a notas publicadas en medios nacionales, sólo registran dos casos en 2008, seis en 2009, y la cifra trepa a 11 en 2010 y 29 en 2011.

En tanto, el psiquiatra Enrique Stola consideró que las noticias de femicidios con fuego “deben servir para la prevención de nuevos episodios; quien escribe sobre un caso necesita dirigirse muy especialmente a esa otra probable víctima que ya está sufriendo violencia y que está leyendo el texto”.

También se trata de “estimular a los testigos a denunciar y a las víctimas a buscar protección. Un teléfono o una dirección de mail de un programa de ayuda bien ubicado pueden salvar muchas vidas”, enfatizó el psiquiatra.

Wanda Taddei y los femicidios con fuego son un nuevo desafío para la sociedad en el respeto a los derechos humanos, del cual el periodismo, no puede estar ajeno.

Silvina Molina

De padres e hijos


Un aviso de televisión que repiquetea en las pantallas durante esta semana de agobiantes incitaciones consumistas muestra a los padres como marionetas de sus hijos. En el anuncio, los chicos son ventrílocuos que manejan a su gusto a los padres y les imponen sus voces para que éstos les compren lo que ellos quieren. En este caso un celular y un plan completo y carísimo para uso de los “retoños”. La compañía que propone esta aberración es una empresa de telefonía móvil, obviamente. Y lo propone bajo la forma de un “chiste”.

 

La deserción de los padres en el cumplimiento de sus funciones, el miedo a los hijos y la delegación de las responsabilidades constituyen un problema grave

 

No es el mejor momento para un “chiste” de este tipo. La deserción de los padres en el cumplimiento de sus funciones, el miedo a los hijos, la delegación de las responsabilidades de crianza en niñeras artificiales (televisión, Internet, juegos electrónicos, boliches, shoppings, etcétera), la exigencia a la escuela de que los reemplace en su tarea intransferible, la incapacidad de fijar límites orientadores y de guiar la educación de los hijos con compromiso, con presencia y con el ejercicio pleno de valores constituyen un problema grave, extendido y con consecuencias trágicas. Estas se llaman alcoholismo (el coma alcohólico adolescente es una epidemia cada fin de semana), drogadicción (alegremente ignorada por un grupo de legisladores irresponsables y populistas, que sueñan con cambiar una ley de despenalización de la droga por votos), bullyng, obesidad infantil, abundancia de chicos dopados por una híper medicación que intenta disimular con fármacos la carencia de presencia y cariño activo.

No para ahí la cosa: agreguemos la sexualización temprana y disfuncional de chicos (sobre todo nenas) estimulados por adultos insensatos (a menudo sus mismos padres y madres), el voraz consumismo instalado en la mente infantil, las tragedias automovilísticas que cobran víctimas por millares entre adolescentes que matan o se matan conduciendo con alcohol y sin ley autos que a menudo les regala o les presta “papá” para negociar así el cariño del hijo. Aun más: los deplorables niveles de comprensión de textos y la precaria habilidad para desarrollar una idea con palabras, comprobados por estudios serios año a año en chicos que terminan el secundario sin proyectos y sin un mínimo de herramientas intelectuales y cognitivas.

 

Los padres que escapan a este modelo tienen que multiplicar sus esfuerzos, sufrir burlas y descalificaciones

 

¿Hay una relación entre esto y el grave default en el cumplimiento de las funciones paterna y materna? La hay y es directa. Los padres que escapan a este modelo (una minoría silenciosa, resistente, comprometida) tienen que multiplicar sus esfuerzos, sufrir burlas y descalificaciones, sostener cuesta arriba su compromiso afectivo responsable. Y tienen por eso el derecho a festejar su día por mérito propio. Fuera de esto, la paternidad es hoy un anzuelo más para el consumo, un escenario más de la cultura utilitarista y un profundo vacío que no se llena cambiando un pañal o llevando un día al hijo al colegio (a las apuradas y hablando por el celular). La compañía que lanzó el aviso abreva en las aguas de esa cultura y su aviso me suena como un insulto a la paternidad verdadera. ¿Qué tiene que ver esto con la tan cacareada Responsabilidad Social Empresaria que luego se declama en visiones y misiones?

A los padres que no desertan, muy feliz día. Se lo merecen, sobre todo en estos tiempos..

Los muertos siempre son pobres


Al menos 18 personas murieron en un enfrentamiento entre policías y campesinos durante un intento de desalojo en una reserva natural de la localidad paraguaya de Curuguaty, a 250 kilómetros de la capital Asunción.

Los violentos enfrentamientos se desataron cuando las fuerzas de seguridad, respaldados por el presidente Fernando Lugo, intentaron desocupar los terrenos de la reserva ocupados por campesinos sin tierra.

El número de víctimas aún no es definitivo, ya que todavía se buscan a heridos y fallecidos entre policías y campesinos. Las tareas de rescate se complican por la falta de garantías de seguridad en la zona, según dijo el director del Servicio de Emergencias Médicas Juan Carlos Portillo al diario paraguayoABC.

El primer conteo indicaba que entre las víctimas fatales hay al menos siete policías y diez campesinos, entre ellos uno de los líderes de la revuelta, Adelino Espínola, según el diario Última Hora.

Las versiones sobre los incidentes todavía son contradictorias y el gobierno asegura que los campesinos estaban armados: “Tienen armas de grueso calibre, como fusiles M-16“, aseguró Walter Gómez, jefe de Investigaciones de Canindeyú, al canal 13 de televisión.

“Ellos dispararon directamente a matar sobre nosotros. Estamos en una situación límite”, explicó en tono dramático el uniformado. “La policía se presentó al desalojo y ellos dispararon directamente a matar y mataron”, agregó.

Los invasores del terreno, una reserva natural propiedad del empresario Blas Riquelme, están liderados por Carlos Raúl Villalba, dijo Gómez.

El presidente Fernando Lugo repudió los enfrentamientos y manifestó su “absoluto respaldo” a las fuerzas de seguridad. También extendió sus pésames a los familiares de los policías fallecidos que actuaron “de acuerdo a la constitución y la ley”.

“Todas las áreas del gobierno están trabajando en este momento en líneas de acción para devolver la calma y la tranquilidad a Curuguaty”, manifestó en un comunicado. Lugo convocó a la casa presidencial a sus ministros del Interior, de Defensa y al comandante de las Fuerzas Militares para analizar la situación.

El Senado, por su parte, convocó de urgencia a una plenaria para debatir el establecimiento del estado de excepción en el departamento de Curuguaty, donde se registraron los hechos.

La propiedad de Riquelme, empresario del sector de los supermercados, está en una región ocupada en gran parte por los llamados “brasiguayos”, prósperos productores de soja brasileño, instalados desde hace 40 años en las tierras más fértiles del país, en la cuenca del río Paraná, en la zona fronteriza de Paraguay con Argentina y Brasil,.

¿ Donde está Daniel Solano?


¿ Dónde está Daniel Solano?, ¿alguien lo ha visto?, palabras más significativas no han rondado Lamarque en mucho tiempo. ¿Crimen? ¿Escape? Solo Dios, Solano o los responsables de su fin lo saben. ¿Nadie sabe donde esta? Verdaderamente, si no se estuviera hablando de un posible crimen o desaparición forzada alguien sabría cual es su paradero.

Las noticias recorrieron a todo el país, nadie con exactitud sabia quien era Solano, hasta que la causa se dio a conocer  a través de los medios. Parece mentira ¿no? Posiblemente vuestros hijos, vecinos, amigos, salgan regularmente o  de vez en cuando a un local bailable, pero nunca esperarían finales tan inciertos y tristes como este.
¿Quién era Daniel Solano? Daniel era un trabajador proveniente del norte del país, más precisamente de la provincia de Salta; comúnmente a las personas como él se los conoce como ‘‘golondrinas’’, es decir trabajadores que vienen a la zona solo por la temporada frutícola. Todos los años llegan cientos de estos trabajadores a pesar de las malas condiciones en las que viven aquí (que son realmente deplorables) y es lamentable que año a año sean explotados como lo son, en las chacras, galpones, etc.

Las noticias de la desaparición de personas son las que más resuenan en el país; se ven a diario muchos casos de secuestro, esclavitud y asesinatos. Particularmente en Lamarque no son comunes noticias sobre desapariciones como en este caso.

Fue una noche, seguramente lo saben, una salida de ‘‘joda’’ como se le dice, a un local bailable llamado Macuba; ahí se lo vio por última vez, ahí fue donde todo inicio. Las noticias de la desaparición no tardaron en llegar a las ‘‘gamelas’’ donde viven muchos de estos golondrinas ni tampoco al resto del pueblo.

‘‘Todo está guardado en la memoria’’ dice Gieco. En la memoria de los padres abunda el dolor y la incertidumbre de un hijo desaparecido, un hijo al que posiblemente no le hayan podido decir, antes de su desaparición, lo mucho que lo querían. Pero eso no importo ¿verdad?
Los primeros acusados fueron los amigos y compañeros de Daniel, que no sabían, con exactitud que había pasado esa noche. Estaban pasados de copas, a Daniel ‘‘el del micrófono’’ (como lo expreso el abogado de la causa) le pidió que se retirara del local, afuera le estaba esperando lo peor. La unidad B.O.R.A que fue disuelta, al menos en Lamarque y en algunos lugares de la provincia, a partir de la causa, o quizás pausada por un tiempo ¿por algo será No?

Y hay mas preguntas ¿Por qué los compañeros de Solano fueron acusados del asesinato de su compañero? ¿Porque después la unidad B.O.R.A fue disuelta? Mi papa dice que no se tienen que trasladar las culpas, mucho menos lavarse las manos en un hecho de esta gravedad. ‘‘Ellos son negros, ellos lo mataron, no son como nosotros los blancos, más civilizados” dicen algunos en referencia a sus compañeros. Pero posiblemente un ‘‘negro’’, como dicen los que discriminan, tenga más actitud civilizada que un” blanco”; y posiblemente alguno de esos blancos debe estar ahora tranquilo mirando televisión, riéndose de la vida, cuando debería estar siendo imputado por la causa Solano. Pero claro, así funciona la justicia.
Los padres de este joven recurrieron a un abogado, habituado a seguir causas en defensa de los pueblos originarios, un abogado en -mi opinión- un ‘‘groso’’, un tipo que no tardo en mover las piezas para ordenar la causa y buscar  a los culpables. Muchos vieron al abogado por el canal de televisión  local diciendo palabras de muchísimo peso en la causa, ese día muchos pensaron -me incluyo- que el abogado duraría poco, que en algún momento alguien vendría y lo haría callar, quizás para siempre. Este señor estuvo en juicios significativos, que van y no van al caso; movió sus piezas aquí y también en todo el país, en Lamarque parecía que por primera vez la justicia estaba actuando de una manera muy efectiva. Solano era quizás alguien importante en su entorno, o quizás también no era nadie, pero sus compañeros estaban cansados de tantos pisotones de parte de las autoridades. El abogado en la causa hablo con estos compañeros que le dijeron, la relación que tenían con la policía, contaron cosas como que si traían cinco litros de vino un litro era para la policía, si traían cinco kilos de coca, para mascar, costumbre del norte del país, un kilo era para la policía.

La Fiesta del Tomate y de la Producción es un evento que reúne a la gente como nunca en la comunidad. Como lo dice la canción de Serrat, se puede decir que también en el pueblo, más precisamente en la época de la fiesta a la gente no le importan ‘‘las fachas’’ y se unen de una manera que nunca se ve el resto del año, parece la oportunidad perfecta ¿No? Dejar pasar la fiesta para olvidar las culpas; lo que nadie se esperaba era que una banda, la Bersuit, que estaba regresando de la obscuridad musical (o de la heladera como lo dicen ellos) les hiciera tanto ruido en una de esas noches al aparecer con remeras con la cara de Daniel; la misma noche en que otros ‘‘norteños’ cantaron afuera del ‘‘poli’’ donde se desarrollaba  la fiesta:
“Yo sabía, yo sabía que a Solano, lo mato la policía”,  una acusación que se agravo luego que la policía empezara a ‘‘controlar la situación’’ de acuerdo a su costumbre. Quizás estuvo mal de parte de los compañeros de Daniel hacer dicha acusación, ya que la mayoría eran policías  llegados a la comunidad solo en ocasión de la fiesta, pero la impotencia que generaba la situación ya no era controlable.

¿Cuánto tiempo se necesita para que una persona se dé cuenta que provoco una muerte? ¿Cuánto tiempo tienen que sufrir los padres para que alguien de la cara? Sinceramente hablando nadie esperaba que las cosas llegaran a tal punto, un punto en el cual la gente ya está cansada y a la vez conmovida de ver carteles por todas partes con el rostro de Solano; digo cansada porque quieren que se ‘‘dejen de joder los milicos’’ y admitan la culpa en la desaparición del joven.
¿Seis meses son demasiado poco, o mucho tiempo para esperar? Luego de pasado este tiempo de la desaparición, Gualberto Solano un padre desesperado por saber el paradero de su hijo, un padre lleno de duda y rencor, se encadeno enfrente del juzgado, en un conocido método de protesta llamado ‘‘huelga de hambre’’, un padre cansado de tantas vueltas judiciales, cansado de sufrir buscando la verdad, porque sufrir nos cansa si es un dolor crónico tanto como seis meses de incertidumbre lo son.

¿ Donde está Daniel Solano? Necesitamos la verdad. Todo un pueblo.

 

Crónica escrita por un estudiante secundario de Lamarque, lugar donde trabajaba Daniel Solano