Sociedad en retroceso


En Rosario hace pocos dias los vecinos cansados de ser victimas de robos menores, de la inacción de la justicia y de la pasividad de la policía, hiceron justicia por manos propias y asesinaron a golpes a un joven al que consideraban delincuente. Ambos sectores, los asesinos y el asesinado son, en su relación especifica y circunstancial, al mismo tiempo victimas y victimarios. Los asesinos pertenecen a un grupo social que se ve sometido a permanentes robos de pertenencias, situaciones violentas y hechos vandálicos por parte del grupo social al cual pertenece el asesinado, siendo aquellos victims de estos. En este caso puntual, lo sucedido en Rosario, huelga explicar quien es victima y quienes son victimarios. Pero la vez , y aun tiempo, ambos son victimas del tándem poder político-poder económico. La justicia que todos suponen lenta e ineficiente, en realidad no es tal, sino que garantiza primordialmente los intereses del poder político y el poder económico y allí es donde aplica su mayor velocidad o su lentitud desesperante para defender los ataques que pueda sufrir el bloque de poder o para garantizarle la impunidad al mismo. Para ver mas claro esto podemos observar cuan rápido son juzgados o reprimidos los militantes sociales , los saqueadores de grandes supermercados, los ocupantes de terrenos pertenecientes a multinacionales o quienes pretenden ocupar o manifestarse contra establecimientos pertenecientes al bloque de poder. Del otro lado, el de la lentitud y la omisión bastaría que los lectores contabilizaran la cantidad de políticos o empresarios que han sido juzgados con el debido proceso, hallados culpables y encarcelados. Creo que bastarían los dedos de un guante de boxeo para contabilizarlo.
Esto nos coloca ante la posición de una estructura dominante avanzando con sus intereses sobre ambos grupos puestos en tensión. Los unos, victimas de la desidia y la desprotección de un sistema que no tiene voluntad de proteger sus intereses, ni propiedades ni siquiera sus vidas dejándolos a merced de cualquier cosa que les pueda suceder mientras intentan progresar o defender sus ámbitos. Los otros: excluidos, hambreados, prostituidos, victimas invisibles de cada política económica y sujetos al sistema político por una estructura clientelar que muchas veces les da beneficios para robar o traficar mientras los mata de mil maneras distintas.
Se han diseñado todo tipo de políticas de “seguridad”, se han burocratizado diferentes organismos públicos para colocar en esos lugares a toda clase de ineptos que no han contribuido en nada a su propósito, se ha aumentado el numero de fuerzas de seguridad, se han complejizado los sistemas de información y se ha dotado y equipado a todos los estamentos involucrados, al mismo tiempo que se llevan adelante supuestas políticas publicas, sistemas de ayudas sociales y todo tipo de planes para conformar una sociedad mas inclusiva. Sin embargo la cantidad de delitos aumenta cada día, los robos y los hechos de violencia suceden con mayor frecuencia y ya no sorprenden a nadie mientras que los detenidos por estos hechos son marginales, sin estudios, provenientes de familias ensambladas, adictos y desocupados. Por lo tanto rápidamente podemos deducir que el camino elegido para combatir el delito y los intentos para evitar la exclusión social han fallado sistemáticamente. Y a la vez argumentar que, o no se realizan estudios serios para encontrar las causas verdaderas que provocan la situación o bien saben cual es el problema y no hacen nada para resolverlo.
Las acciones que quedan nos llevan otra vez al primer párrafo para observar como se manifiestan los errores en las políticas implementadas y que consecuencias tienen. Unos salen a robar, los otros están cansados de que les roben. El efecto multiplicador de lo sucedido en Rosario sería nefasto, mas aun sabiendo que ya se han registrado otros casos como por ejemplo en General Roca, hace unas horas solamente. La combinación entre vecinos dispuestos a dar pelea por sus bienes y jóvenes y no tan jóvenes que seguirán robando, incluso con la posibilidad de contar con armas a un lado y otro será letal, y no hay ninguna garantía de que esto no vaya a suceder. Habrá que revisar concienzudamente las acciones a llevar a cabo por el Estado en sus diferentes niveles, se deberá actuar con la mayor responsabilidad y conciencia social del lado que nos toque estar sin soslayar que además de propiedades hay vidas en riesgo.
Deberemos ademas exigir un mayor compromiso de quienes poseen responsabilidades directas, aunque creo firmemente que todos debemos tomar parte y buscar soluciones efectivas.
fdvs

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s