En los tiempos que corren


“Mucha gente pequeña en lugares pequeños,
haciendo cosas pequeñas
pueden cambiar el mundo”
Eduardo Galeano

“La posición de los individuos en relación
a los medios de producción, determina
una particular forma de enfermar, de sanar, de vivir…”
Daniel Sans

Introducción
Tras un larga temporada viviendo en “General versus Fisque” debí regresar a mi pueblo, a Lamarque, por cuestiones familiares y que tienen que ver básicamente con los afectos y el estar en los momentos en que es necesario decir presente en torno a un plano fundamental. Aquí están mi madre, mi padre, mi hija y mi hijo. Por supuesto que este hecho implico un paréntesis en la carrera universitaria que sigo; aunque no un cuelgue definitivo (Solo quedan 7 materias y la tesis) Mi mundo, las valoraciones, las motivaciones, las actividades cambiaron de un día para el otro; aquí las labores, las horas y los días transcurren a un ritmo cansino, a veces desesperadamente lento. Cuando no, no transcurren directamente. Y los ayeres también están más cerca que en las ciudades grandes por lo que las formas en que se ven las cosas tienen una cristalización ancestral. Todos saben la filiación de cada persona, aunque muchas veces no sepan quién es ese Otro y en otras ocasiones, peor, le inventen un pasado y un presente.
Aquí, en Lamarque todo está por hacerse, por venir y las carencias van desde lo afectivo hasta lo económico pasando por los servicios y por todo lo que se ocurra que pueda servir para que el mundo de la vida sea más llevadero. También las cuestiones represivas están mucho más visibles aquí, porque quizás, como sostienen algunas nuevas corrientes de pensamiento, en la periferia es donde la coerción del capitalismo se manifiesta en su forma más pura y a la vez más cruel; aquí hay una buena oportunidad para observar lo que Ruy Mauro Marini denomina Súper explotación . En estos lugares el poder del Estado es utilizado, en general, solo para reproducir más poder, por lo tanto sus prácticas en la relación con la sociedad civil son en términos de toma y dame (ayudas x votos) sin un esquema de políticas claras que apunten a las partes sensibles de la sociedad, lo cual en definitiva termina afectando el entramado social; aquí hacemos extensiva la ineficacia estatal a lo que Yago Franco denomina “dimensión explicita o visible del poder” es decir “las instituciones estatales, sus diversos poderes, los partidos políticos, las leyes y los códigos pero también el lenguaje, el orden de sexuacion, el modo de producción, ciertas definiciones sobre lo que las cosas son o significan”. En un análisis un tanto más macro, hablando de nuestro país, observamos que los diferentes gobiernos no han tomado debida nota de la exclusión social y marginalidad que sufren cientos de miles de argentinos que habitan verdaderos bolsones de pobreza en los barrios alejados del centro comercial. En estos lugares de la periferia , los medios de comunicación y los analistas en general, además de muchos políticos, determinan livianamente que el principal flagelo que deben soportar en esas barriadas es la adicción a las drogas lo cual constituye la piedra basal de todos los males de la sociedad; cuando en realidad día a día deben convivir, los habitantes de estas zonas, con desnutrición, baja escolaridad, violencia familiar, de género e infantil, abusos sexuales, embarazo infantil y adolescente, escasa prevención en salud, enfermedades, desocupación, sub ocupación, explotación, discriminación laboral, trabajo no registrado y como si esto fuera poco adicciones desde edad temprana e incorporación en la niñez y la adolescencia a los ejércitos de narcotraficantes que los reclutan a cambio de “sustancia” entre otras cuestiones . En menor escala todos estos síntomas caracterizan a la sociedad lamarqueña también.
Como si esto fuera poco quienes habitan en los barrios más postergados sufren constantemente la represión desde el aparato estatal y la violencia física y simbólica de las diferentes instituciones que componen el Estado. Además la simbología social coloca en el papel de sospechosos o culpables de cualquier delito a un estereotipo que se refiere a jóvenes de los barrios marginales, que andan con indumentaria deportiva, pelo largo, en motos de baja cilindrada con pasamontañas o gorros lo cual degenera en una asechanza constante hacia estos jóvenes, en las escuelas, en los hospitales y en las calles incluso. El temor de la gente “común” hace que haya una persecución permanente y que incluso haya llamados a los diferentes comandos radioeléctricos o comisarias para denunciar la presencia en los alrededores de sus casa de personas con las características antes nombradas, a lo cual sigue la detención por averiguación de antecedentes, los golpes dentro de las comisarias y muchas veces la muerte de estos jóvenes a manos de los grupos de seguridad. Esta estigmatización hace que incluso les sean de difícil accesibilidad los trabajos, los ingresos a clubes, a boliches, a escuelas y todo lugar donde haya algún tipo de selectividad. estos aspectos que no son tomados en cuenta por las autoridades gubernamentales que naturalizan estas cuestiones, que las rumian como dadas mensurando desde la irreflexividad las verdaderas “condiciones concretas de existencia”
Precisamente, la escasa posibilidad de conseguir trabajo, provoca un desmembramiento familiar porque algunos padres de familia o jóvenes integrantes del núcleo familiar deben migrar hacia otras ciudades o provincias en busca de mejores oportunidades laborales y salariales; en nuestro país la mejor oferta va “in crescendo” de norte a sur y así se producen intercambios friccionales o estructurales de trabajadores golondrinas del norte a las zafras del centro y del centro a las producciones extractivas del sur. La diferencia entre lo que perciben en sus lugares de trabajo y el costo de vida de sus ciudades de origen hace que convenga el nuevo destino y el envío permanente de remesas a sus hogares. En muchos casos los trabajadores permanecen en sus nuevos destinos aun en la parte baja de la temporada de producción y ya no regresan a sus ciudades de origen. La falta de planificación en viviendas y la imposibilidad de adquisición de terrenos hace que prontamente pasen integrar las tomas de terrenos o los barrios marginales constituyendo un nuevo ejército de reserva para todo tipo de puestos laborales y compitiendo con los residentes por estos, con el agravante de vivir en lugares inhóspitos , carentes de servicios , en viviendas de materiales precarios y abandonados de casi toda protección estatal, excepción hecha , claro está, del hospital y sus paliativos que los deben recuperar rápidamente de sus dolencias para que se reincorporen a sus trabajos. Siguiendo a Pampliega debemos criticar estas prácticas cotidianas “En primer lugar experimentándola, viviéndola, ya que la práctica se constituye como primer momento de todo proceso de conocimiento. En segundo término estableciendo una ruptura con la familiaridad acrítica, con el mito de lo obvio y lo natural, con el sistema de representaciones que la muestra como lo real y autoevidente”.
En esta dialéctica entre necesidad y satisfacción hay un desfasaje que en realidad cambia la posición dialéctica a necesidad e insatisfacción ya que no es operada desde el punto de vista del que necesita sino desde la del que satisface, por lo tanto se da lo que se quiere dar, en los lugares que se quiere dar, en los momentos en que se quiere dar y no lo como, donde, cuando y a quien lo necesita.
Ante este panorama no son pocos los que van tomando nota de esta grave falencia social y ante la ausencia del Estado emprenden campañas solidarias destinadas a atenuar, aunque sea en parte esta situación de necesidad y desprotección que sufren muchos conciudadanos, y es hacia allí donde hemos decidido avanzar con un grupo de jóvenes de la localidad con quienes nos hemos unido casi en forma espontanea a través del contacto en las redes sociales. Dice Yago Franco a partir de Castoriadis que la “sociedad es creación del imaginario social instituyente, que produce significaciones que la psique por sí sola no puede producir. Es la instancia de creación del modo de una sociedad, dado que instituye las significaciones que producen un determinado mundo llevando a la emergencia de representaciones, afectos, y acciones propias del mismo. Esta capacidad instituyente del colectivo es su dimensión creadora: crea instituciones y significaciones imaginarias sociales”.
En nuestro caso si bien tratamos de llegar a todos los lugares necesitados que podamos, nuestro principal esfuerzo está destinado a los recién nacidos y niños tanto como a las madres embarazadas en el convencimiento de aquello que expresa Pichón Riviere que “la primera relación con el mundo se establece a través de las necesidades corporales (…) esta experiencia inicial se convierte en una pauta que regirá el acontecer psíquico posterior”

La difícil tarea de religar
Susana de la Sovera Maggiolo dice que “pensar nuestras instituciones (Educación, Salud, Psicología, entre otras) es pensar los modos actuales de producción subjetiva, los nuevos modos de vivir y de sufrir de los sujetos en una cultura y un tiempo dados”. Sin embargo, en los tiempos que corren, conformar un grupo de gentes perteneciente a una sociedad determinada, con el objetivo de desarrollar tareas de solidaridad y poder poner foco en los intereses de diferentes capas sociales, sobre todo aquellas que están más postergadas, es una tarea por demás complicada. Es difícil aunarse para estas tareas que en los contornos de la sociedad permiten soñar con el trueque pichoniano de siniestro por maravilloso. Dice Daniel Sans que “estar atento a no velar es actuar allí donde la renegacion, la invisibilidad y la costumbre ocultan, olvidan y de esta forma anudan a la repetición”.
Si bien muchos sujetos se involucran en las campañas solidarias a través de cuestiones materiales, como donaciones y medios de su disponibilidad, además de adhesiones de diferentes tipos en aquellas actividades que implican ayudas a los demás, lo que más cuesta es encontrar individuos dispuestos a poner el cuerpo en esas actividades o quizás más bien la cara, hacerse visible para esas necesidades que tienen los demás, marchar al enfrente y hacer un “tete a tete” con ese Otro que imaginamos necesitado pero no sabemos de qué, lo cual también complica para idear metodologías alternativas a las vías más conocidas de solidaridad como son las ayudas estatales, la presencia de partidos políticos (en general previo a las elecciones) o eclesiásticas .
Según Pichón Riviere “impulsos y objetivos cambian continuamente a través del desarrollo del individuo organizándose progresivamente alrededor del yo, este yo incluido en un contexto de grupos y clases, utilizando sistemas de referencias que hacen que la conducta sea cada vez más adecuada a través de un proceso de aprendizaje social, se sitúa y se instrumenta”
Volviendo a las dificultades para organizarse en forma colectiva, tomando a Castoriadis, en busca de alguna explicación, vemos que destaca que la “hegemonía actual de la significación imaginaria del capitalismo produce en los sujetos los siguientes efectos”, que en este caso que estamos viendo redundan en falta de participación, “ un conformismo generalizado, a causa de la disminución de la participación de los ciudadanos en la cosa pública porque al mismo tiempo las instituciones políticas cumplen con la finalidad de alejarlos de los asuntos públicos, persuadiéndolos de la inutilidad de su participación; esta persuasión viene por distintas vías; en general se busca desde el poder inhabilitar la presencia de nuevos actores en la cosa pública a través de la desacreditación de sus tareas o su persona o mediante mecanismos que inhiben la posibilidad de realizar tareas contrahegemónicas .
Desde el poder gubernamental solo se busca la aparición de sujetos comprometidos o el acercamiento de colectivos sociales cuando hay alguna crisis que debilita el consenso entre el poder dominante y las clases subalternas o cuando se pretende dar un lavado de cara a los figurones que están enquistados en el poder y van perdiendo credibilidad, en general, por sus actos de corrupción o por la visualización popular de un patrimonio difícil de justificar.
Lo que sucede, siguiendo a Yago Franco, es que una muy pequeña parte de la sociedad es la que gobierna (una oligarquía liberal), y decide acerca de sus sucesores. En nuestros pueblos de provincias no se verifica tanto la cuestión oligárquica pero si una determinada cuestión elitista. Para tener en cuenta, por ejemplo, desde 1983 a la fecha, contando los diez periodos de gobiernos municipales, en nueve de ellos gobernaron intendentes que tenían comercio o residencia (o ambas cosas) en las dos manzanas del centro comercial de la localidad. Entonces “ante la hegemonía de la significación capitalista, desaparece el contenido de toda oposición real entre “derecha” e “izquierda” o incluso la aparición de alternativas políticas por fuera del bipartidismo típico ya que cualquiera sea quien asuma sabe cómo montarse en la aceitada maquina de reproducción de poder”. A resultas de esto se produce, siempre según Franco “un sujeto conformista y privatizado”: la gente “empezó a darle las espaldas… a los intereses comunes, a las actividades comunes, a las actividades públicas, rehusando tomar responsabilidades” dice Castoriadis. Los individuos han comenzado a retirarse a una suerte de mundo “privado”, correspondiente a su familia y unas pocas relaciones. La gente se refugia en los brazos de sus aparatos tecnológicos y entonces televisión, redes sociales y juegos en red le ganan claramente a la calle, a los eventos, a las actividades al aire libre e incluso a las iglesias que han visto mermados sus fieles (aunque en nuestro país se configura un singular escenario, que debiera ser objeto de estudio prontamente, a partir de las nuevas significaciones adquiridas por el catolicismo a partir de la irrupción de Francisco I); prosigue Castoriadis que así “hemos visto desarrollarse, en el mundo occidental, un tipo de individuo que no es el tipo de individuo de una sociedad democrática o de una sociedad donde puede lucharse por incrementar la libertad, sino un tipo de individuo que está privatizado, que está enfermo dentro de su pequeña miseria personal y que ha devenido cínico a consecuencia de la política. Cuando la gente vota lo hace cínicamente. No creen en el programa que les es presentado, pero consideran que X o Y es un mal menor en comparación a lo que fue Z en el período anterior” .
Para poder cumplir con los objetivos que nos planteamos deberemos, pues, poner el acento en la comunicación, en el entrelazamiento de subjetividades, en la búsqueda de objetivos comunes, en trabajar a partir de las coincidencias que se observen de primera mano. Dice Daniel Sans que considera a la “intersubjetividad comunicativa como productora-reproductora-transformadora del mundo”
A(r) mandonos
La complejidad de conformación de un colectivo social decidido a trabajar en los suburbios socioeconómicos tratando de mejorar algún aspecto de quienes viven allí, en este caso de Lamarque el lugar donde resido, impacta negativamente en la dinámica del objetivo que se persigue. Las necesidades son diarias y permanentes y no entienden de burocracia o falta de compromiso. Sin embargo hemos podido construir una red de unas 20 personas entre permanentes y temporarias para desarrollar ciertas tareas planificadas por la organización a partir de los intereses de los integrantes, situaciones emergentes que surgen en el grupo provocando respuestas y reacciones emocionales . Dice Fernando Ulloa que “ciertos núcleos surgidos en una comunidad y que constituyen proyectos afines o semejantes, unen dichos proyectos en uno común”.
De esta manera se va conformando un movimiento social de carácter horizontal, plural y en cierto modo anárquico; los individuos que forman parte del colectivo llegan a él provistos de una mochila en la que guardan sus acciones anteriores las cuales, mezcladas con las del resto de los componentes, va generando nuevas formas de ver las cosas, nuevos intereses e incluso cambios de tipo ideológico en los participantes. Dice Susana de la Sovera Maggiolo que “las transformaciones en lo socio histórico conllevan transformaciones en los modos de percibir y significar el mundo, en las formas de sentir, en las prácticas sociales, tanto públicas como privadas que a su vez modifican los posicionamientos psíquicos”. La tarea es ardua, la complejidad de la estructura socio-cultural y los modos de percibir el mundo heredados de la feroz vuelta de tuerca del neoliberalismo que derroto por K.O. al Estado benefactor y lo dejo con pocas fichas por jugar, son los principales conspiradores en esta tarea ciclópea emprendida a diario por diferentes actores, no obstante, disgregados. Daniel Sans en el capítulo sobre Globalizacion en “Tratos de locura” refiere que “en un siglo el Estado fue desmantelado (…) y esto se debió a que la globalizacion capitalista lo respaldaba, y para ello el Estado-nación argentino debía dejar de existir”. Sin embargo en la búsqueda de un horizonte lo más cercano posible nos recostamos en Ana Pampliega que dice que “son las experiencias concretas, la acción, y la práctica las que determinan la subjetividad y no viceversa y agrega que el carácter social e histórico de lo psíquico deja de lado la concepción de una naturaleza humana ahistorica y presocial sostenida por la ideología dominante”. Y además en lo que sostiene de la Sovera Maggiolo: “La subjetividad no es solamente interioridad psíquica, sino que hay para nosotros, otras dimensiones en la subjetividad: dimensiones históricas, institucionales, deseantes, relaciones de poder, cuestiones culturales, de género, de clase…”
En este movimiento social, que aun no tiene nombre, se ha configurado “una relación simétrica entre sus miembros (…) quienes tienden a acentuar sus igualdad respecto a sus responsabilidades, derechos y obligaciones (…) tanto uno como el otro puede, indistintamente, tomar decisiones, criticar y comentar la conducta del otro, dar consejos y proponer alternativas” . Además en este proceso grupal se han ido anotando ciertas características señaladas en la ficha de cátedra que habla de grupo y serie; Lo primero a lo cual debemos prestar atención es que la mayoría de los integrantes no tenían prácticamente ningún lazo anterior y que pertenecían a dos ámbitos en general: Trabajadores o estudiantes; en un principio, se guardaba cierta distancia entre los integrantes, incluso mediaba cierta cuota de recelo entre algunos de ellos, a pesar de estar convencidos de las motivaciones que tenían para formar el grupo (Afiliación). Pero fue muy importante el intercambio de ideas, la discusión de posturas y la importancia dada a las opiniones de todos los integrantes . De a poco se fue tomando el gusto a participar en la planificación de las actividades del movimiento, además de buscar por todos los medios y utilizando cada uno sus contactos, avanzar rápidamente en la concreción de tareas y llevar adelante reuniones de no muy larga duración a partir de los diferentes horarios de responsabilidades de los integrantes. Las actividades han consistido en ferias gratuitas de ropa o calzado, actividades recreativas, apoyo escolar o tecnológico entre otras, lo cual requería, previo al trabajo en campo, actividades tales como clasificación de prendas, calzados, juguetes, organización de juegos o de visitas a los barrios, lo cual fue desarrollando en los participantes el gusto por la ayuda mutua y una mayor identificación con el grupo (Pertenencia, Pertinencia y Cooperación). El tiempo dará cuenta y evaluara lo actuado, al tiempo que los integrantes del movimiento podrán observar si sus actividades han permitido instalarse en el colectivo social, creando nuevos ámbitos, posibilitando mejorías de cualquier tipo y si ha habido cambios en ellos mismos y en el medio donde desarrollaron sus esfuerzos. (Aprendizaje). Cabe señalar el fuerte impacto que se ha producido en estos jóvenes, participantes del movimiento, a partir de dos cuestiones; una: el sentirse parte de un grupo y otra: la posibilidad de desarrollar una tarea de campo enriquecedora. Dice Fidel Mossio que “todo acto creativo se da, de hecho, en un individuo, que despliega un proceso biopsicologico para llevarlo a cabo. En este proceso interviene toda la estructura de su personalidad, su historia, sus funciones, potencialidades y energías puestas en contacto con el medio de una manera singular, original”.
Prosiguiendo con lo especificado por la misma ficha en cuanto a la identificación de tres momentos en la evolución grupal (1- Formación e Integración. 2-Desarrollo y Crecimiento y 3- Culminación y Cambio) podemos decir que el movimiento esta en el descanso entre los pisos 1 y 2; es decir que se están terminando de acoplar los miembros del grupo; hay un afianzado conocimiento mutuo y el concepto apropiado de un “nosotros” se puede observar con cierta claridad, al tiempo que se están articulando distintas propuestas con una organización eficiente y una buena adjudicación de roles móviles y complementarios
La tarea no está exenta de conflictos y disparidades en los miembros que se pueden observar en la medida que se van desarrollando las actividades. La pretendida horizontalidad del colectivo hace que todas las disposiciones sobre las acciones a seguir o las posturas a tomar sean sometidas a la decisión mayoritaria. Cada uno dentro del grupo tiene un rol que varia dentro de la actividad que se realiza y estos roles van variando a partir de estas actividades. Fernando Ulloa caracteriza los diferentes roles que establecen una modalidad del comportamiento dentro del grupo pero advierte que cada una de estas modalidades de comportamiento reporta un beneficio especifico para el grupo pero al mismo tiempo “existe una figura patológica para cada una de estas modalidades. Esta figura patológica puede depender tanto de la manera como una persona desempeña su rol como de que frente a una emergencia el grupo tienda responsabilizar unilateralmente a determinado rol de los inconvenientes” esto puede provocar lo que Ulloa llama “fractura institucional a nivel de roles”. Estas fracturas según el mismo autor se transforman en “una pantalla utilizada por los integrantes para defenderse de sus ansiedades de naturaleza psicótica ansiedades que son prehistóricas ya que provienen de antes de ser integrantes de la institución o grupo de pertenencia”. Por lo tanto, en adelante, se deberá prestar la atención necesaria a la “sanidad” del grupo y de sus integrantes, a la complementariedad de los roles y sus ejecuciones en forma beneficiosa para el grupo, en que la incorporación de nuevos integrantes observen también los mismo parámetros de actuación del grupo y de cumplimiento de rol evitando inconvenientes que provoquen fracturas en el grupo. Claro está que ciertas perturbaciones son típicas en el funcionamiento del grupo sobre todo a partir de la cantidad de actividades que realice el grupo, hecho que se va acentuado a medida que transcurre el tiempo.

Eu quero ter um milhão de amigos
El grupo persigue diferentes objetivos a partir de uno de tipo general que es ayudar y confortar allí donde haga falta, sobre todo en aquellos sectores subalternos alejados de la mano estatal salvo, claro está, en época eleccionaria, y carentes de toda solidaridad colectiva. Sin embargo la idea de superación y mejoramiento social es abarcativa y trata, en realidad, de impactar en todo el entramado social para fortalecer los lazos que lo sostienen, los cuales han sido debilitados por esta cultura neoliberal que propicia sujetos individualistas, egocéntricos, competitivos. El “no te metas” y el “algo habrán hecho” parecen estar grabados a fuego en el inconsciente colectivo y siguen actuando con la misma efectividad que cuando fueran creados. Niegan a ese ‘otro’ que necesita de nuestra ayuda, lo invisibilizan. Por lo que la idea es transformar lo actual por algo nuevo. Conformar una web real y propiciar una red de redes pero de carne y hueso. Ser decenas, centenas, millares. Millones. Esto, incluso, ha traído la preocupación de algunas esferas del Estado municipal preocupadas por las actividades que lleva adelante el grupo y la puesta en funcionamiento por una lado del Consejo municipal de la Juventud y por otro lado de la Juventud Peronista que incluso ha realizado algunas intervenciones ecológicas en campo. Ambos hechos estos resultan saludables y ayudan en el objetivo que se persigue.
Susana de la Sovera Maggiolo dice que “si intervenir significa operar creando condiciones de posibilidad para que algo se produzca, nosotros nos proponemos intervenciones que restituyan el derecho a pensar y a sentir. Intervenciones que cuestionen las prácticas que aceptan la separación entre la política y la vida cotidiana, entre lo social y lo político”.
En esas andamos invitando gente, juntando ropa y calzado, jugando a ser Reyes Magos en la placita del barrio El Arenal , arreglando una compu o en tareas para la escuela; pero queremos ser muchos más, queremos unificar mensajes, criterios solidaridad, romper con la cotidianidad que nos aparece dada, obligar al Estado a moverse, invitar a todos a la periferia (acá a 10 cuadras del centro comercial ya se está en los contornos) No debemos paralizarnos ni por miedo ni por nada Paulo Freire dice en Pedagogía de la esperanza que “hay q entrenar la indignación. Acaso se puede entrenar la indignación, será necesario para no entregarse a la tristeza y a la falta de creatividad, crisis crónica en el rol…”
Continuaremos la tarea de juntarnos, de ayudar de confortar, de correr el velo a las practicas cristalizadas que excluyen y desarman, habrá que fortalecer los vínculos, los lazos, mejorar la comunicación, aceptar los roles. Habrá que seguir el camino.

La utopía está en el horizonte.
Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos
y el horizonte se corre diez pasos más allá.
¿Entonces para qué sirve la utopía?
Para eso, sirve para caminar
Eduardo Galeano

Marcelo Guerrero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s