Un caso Severo


La noticia nos sacaudio a mitad de semana, no como un hecho mas sino como un hecho grave. Una nueva desaparicion en democracia. Alfonso Severo, ferroviario y testigo en la causa que se sigue por la muerte de Mariano Ferreryra, desaparecio de los lugares donde debia estar y la noticia como reguero de polvora recorrio todos los medios de informacion oficiales, no oficiales informales y subterraneos para ganar finalmente la calle y la urbanidad emparentandose con un hecho que todavia esta en la memoria colectiva: la desaparicion de Julio Lopez.

Inmediatamente a izquierda y derecha comenzaron las manifestaciones y los pedidos de aparicion con vida, mientras que la guerra fria entre el gobierno y la corpo encontraba un nuevo terreno fertil para sus disputas, para las cuales no era importante Severo ni que apareciera con vida, si no el aprovechamiento que se pudiera hacer de ello. Pero Severo sí apareció. Eran las diez y media de la noche del jueves. Estaba descalzo y maniatado por detrás de su espalda. Pero vivo.

Desde ahi comenzo una nueva batalla y se pudo constatar, otra vez,  en forma vergonzante como el espectro de medios,que defiende ciertos intereses economicos de sectores ligados a la peor parte de nuestra historia (golpes de estado, desestabilizaciones democraticas, ajustes inhumanos) utiliza el caso Severo como bandera solo para atacar al gobierno sin tomar en consideracion ninguna otra cuestion y sin reflejar practicamente que la importancia del testigo es que va a declarar en un caso paradigmatico contra la patota sindical; claro que para ellos una muerte o una desaparicion es solo un numero salvoque pueda ser explotado como un flanco de ataque certero.

y el Gobierno que a su vez defiende los intereses de otros grupos economicos, por ejemplo ligados a los servicios o la economía de tipo extractiva, como el caso de las empresas que explotan la mineria a cielo abierto, no ha mostrado mucho interes en el caso, salvo en sus inicios, cuando el fallecido ex presidente Kirchner le reclamo por el caso Ferreyra a Moyano, en una serie de discusiones que algunos vinculan con el desenlace fatal. pero hoy en dia no se ha demostrado mucho interes en proteger testigos o en salir rapidamente a repudiar el hecho y tambien ha sido llamativo el silencio de sus distintos organos de militancia y comunicacion. Muchachos, es un trabajador el dasaparecido, es del campo popular. A ver.

Por supuesto que ni a TN ni a Perfil les interesa el ferroviario, no pensemos que su cobertura es objetiva y desinteresada, periodismo en estado puro. No pensemos en eso porque tal situacion no existe ni  en laboratorio. Solo les interesa poder atacar desde donde puedan al gobierno y en esta encrucijada Severo se les aparece como un buen elemento a partir de esta nueva caracterizacion  que hacen algunos actores sociales sobre una comparacion entre el gobierno y la dictadura o entre gobierno y estalinismo. En ese marco la desaparicion les servia como argumento endeble para justificar estas analogias que no tienen ningun tipo de sustento si uno ha leido acerca de la dictadura o el estalinismo. El caso Severo  sera descartado en cuanto aparezca una opcion mejor de ataque o en cuanto puedan tergiversar una noticia para ofrecerla como intento de oposicion.

Al Gobierno tampoco le interesa Severo, porque si no lo hubiera protegido y custodiado, como se hace incluso con algunas personas con apariciones mediaticas de baja estofa que se sienten “inseguras”. Solo le interesa en este momento tratar de menguar cualquier efecto nocivo que pueda provocar la desaparicion- aparicion del ferroviario y garantizarle ademas a las corporaciones sindicales cercanas que sus actividades podran proseguir como hasta ahora, porque no hay que olvidar que la Union Ferroviaria era afin al gobierno, que garantizaba sus practicas y metodologias, hasta que su patota asesino a Mariano Ferreyra. En este caso el mutismo ante la desaparicion fue una mala senial en un gobierno que autopostula ser el que mas ha hecho por los Derechos Humanos en el mundo. Claro una vez aparecido salieron a capitalizar el hecho como un logro mas.

Y desde la principal representacion de los trabajadores, la CGT, que se dijo del caso? que dijo Moyano su maximo representante? nada de nada, como si no hubiera sido un trabajador el desaparecido, como si viniera quien sabe de que sector. El camionero ha estado enfrascado mas que nada en una cruzada que evite la imparable licuacion de su poder, preocupado por agradar al arco politico y empresarial y desenganchado, quizas definitivamente, de la base de origen del Movimiento obrero, verdad de Perogrullo, los obreros.

En este contexto, siempre difuso, de intereses de otros y de otros que  defienden solo sus intereses sera muy importante que Severo declare y que los responsables , tanto materiales como ideologicos paguen lo que tengan que pagar por el asesinato de Mariano Ferreyra y que este obrero salga pronto del foco de los medios para que no lo sigan utilizando y para que pueda volver a un anonimato que le procure la seguridad que hasta hoy nadie le procuro. Y sobre todo, antes que empiecen a decir que lo suyo fue un auto secuestro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s