Maravilla se tomo revancha


Es más de la una d la mañana acá en argentina, allá en yanquilandia Chávez Jr. Revolea una mano, los especialistas dirán un perfecto gancho de izquierda, su mano favorita, y todos trastabillamos y caemos, la noche se nos vino encima se nos vino. Nos levantamos con Maravilla, pero a él los ojos le dan vueltas y a los que vemos boxeo de hace tiempo nos surge una sentencia abominable: “esta groggy”. Tambalea, balbucea algo ininteligible por el mareo y el bucal. El árbitro ordena perentorio “box” luego de contar hasta 8. Yo me agarro de mi compañero de asiento y grito “agárralo, agárralo” no pelees mas. Agárralo. Mi papa y mi hijo a 300 km. dicen los mismo, pero él no escucha, que va a escuchar si tiene un zumbido que le entra por un oído y le sale por el otro. No lo agarra. No solo eso le va enfrente; Chávez se relame y lo conecta una, dos, tres veces. El campeón resiste y tira lo suyo. El reloj parece de arena, me agarra taquicardia, lo juro por el Creador. Termina el minuto más largo de la historia del box argentino pero la taquicardia sigue por que todavía faltan las tarjetas. Michael Buffer, el mítico anunciador del famoso “lets get ready to rumble” dice one hundred seventeen-  one hundred nine y yo pienso esa ventaja que da el jurado solo puede ser en favor de Martínez; la tele argentina, pasmada, aun no traduce lo que dice el canoso presentador  y yo agradezco a Luisa mi profesora de ingles de la secundaria por haberme enseñado a contar hasta mil. Y de repente escucho “from Argentina” y pego el grito y atrás veo la cara de Maravilla y todo el mundo cantando, gritando, llorando y saltando. Donde estoy yo somos más de 20 personas, casi todas chicas, y gritan también y saltan mas por el galán que por el campeón. Estiro las piernas, resoplo y me pongo a pensar en la revancha que se tomo esta Maravilla de boxeador.

Claro porque el boxeo es un deporte donde la palabra revancha suele aflorar antes y después de las peleas o incluso durante las peleas de otro, pero Sergio se tomo revancha de un montón de cosas no de Chávez, porque era la primera vez que lo enfrentaba, sino del sistema, del establishment, del modo de producción capitalista o sea de un todo que es lo mismo. Le gano la pelea a la vida que le toco, que tenia determinado que nazca en un hospital sin insumos, que vaya a una escuela de marginados y que viva en un barrio de carencias. Pobre, hambriento, desharrapado, excluidos y explotados él y su familia. Con una niñez pobre en dinero y rica en afectos, con privaciones materiales y opulencia de sentimientos saliendo a pelear sin guantes, él y todo su entorno; La adolescencia tampoco le resulto fácil sin embargo el gambeteo, pese a lo rudimentario de su futbol, todas las miserias que el sistema le tira a los jóvenes del conurbano, para después criminalizarlos y hacerlos responsables de sus propias asimetrías. Guapeo, Maravilla, y se impuso y se abrazo a la única madera que le tiro su medio ambiente: el box. Ahí tampoco la tuvo fácil en un deporte donde los escrúpulos no son condición sine que non para desempeñarse como entrenador, promotor o manager. Maravilla eligió un camino difícil, el de ir por la senda de sus convicciones, no por derecha no, la derecha le ha hecho tanto mal a este bendito país que evitar  ir por esa mano nos vendría bien un tiempo. Y claro no iba a ser solo ir y tirar unas piñas. Había que comer, vestirse y  vivir  por fuera del circuito oficial que un día alza un ídolo y al otro lo derrumba y se lo morfa. Quieren que hagamos un recuento o los nombres de Sacco, Ballas y la Hiena bastan? Se fue del país sin preguntarle a ningún psicólogo que significaba la palabra desarraigo, nadie le dijo que, aunque muchos cuentan cosas excelentes de vivir en Europa y que aunque desde los morenistas de 1810 todos quieran irse para allá, al Viejo Mundo, a él le iba a tocar sufrir la verdadera cara de ser un sudaca, otra vez pobre, marginado, desharrapado. Sin embargo eso no lo amilano tampoco. Mientras hacía cola para que le den un plato de comida en una iglesia, sin sentirse avergonzado para nada,  seguro pensaba que eso era pasajero porque las condiciones deportivas las tenía y solo hacía falta esforzarse cada día un poco más. Pero como no lo iba  a hacer? Acaso mama y papa no se habían esforzado siempre para poder tener una vida digna de ser vivida? Y sus amigos, parientes y vecinos no lo hacían cada día de sol a sol para poder llevarse un plato de comida a la mesa? El solo necesitaba una posibilidad, si por que las clases subalternas no necesitan  igualdad de oportunidades, eso es una mentira; lo que necesitan son igualdad de posibilidades. Las oportuniadades siempre las aprovechan dos o tres vivillos y los otros, los que no tienen posibilidades de acceso se quedan mirando. Pero Maravilla sabia que en la primera posibilidad que le dieran se iba a matar para exprimirle todo el jugo porque el bagaje necesario para afrontar cualquier combate lo tenía. Y es en este punto en que es un ejemplo como deportista. Se cuida, entrena 4 veces por día, tiene una riqueza técnica extraordinaria, una preparación mental a prueba de cualquier contingencia y la madurez que quizás le falto cuando enfrento a Antonio Margarito (que el sábado a la noche debe haber estado feliz de no haberle dado la tan mentada revancha).

Sergio Martínez aprovecho cada una de las chances que tuvo y las exploto al máximo, se enfrento con todos los que le pusieron por delante, justo en un deporte donde las estrellas se andan esquivando por miedo a perder lo que han conseguido. Se llevo a todos puestos a golpes, fueron sus rivales los que pagaron con sangre y nocaut ese afán por salir a flote y desengancharse para siempre de la vida que el sistema le tenía preparado aun antes de nacer. Acá lo conocimos tarde o lo dejamos de ver y se nos hizo grande como un pariente que pasa mucho sin visitarnos. Yo me acuerdo de su pelea con Ariel Chaves como primer antecedente. Después empecé a verlo a las perdidas y para mi cumpleaños  40 me regalo aquel terrible KO a Paul Williams. Sin embargo el país “consumo de masas” lo conoció en este 2012, como sucede casi siempre, a través de la tele que comenzó a mostrarnos a ese buen mozo musculoso que habla un español con giros de distintas latitudes de habla hispana, políticamente correcto para aparecer en la pantalla, bien vestido, sin estridencias de ningún tipo y con una seguridad que lo convierte, mal mirado, en un fanfarrón a lo Bonavena. Inmediatamente fue adoptado como un personaje farandulesco más, incluso por muchos que aunque se impresionen con su historia jamás harían nada por chicos que hoy en día pasan la niñez que el paso. Sergio vino, vio y venció fuera del ring porque llego a un respeto y una admiración acordes con su presente y redentores de su pasado, y se impuso a falta de ídolos carismáticos fuera de la “cancha” . Maravilla es maravilloso, cero rencor, cero glamour, súper profesional y dueño de un estilo de vida sui generis que le permite ser admirado y cuasi unánime aunque vaya a programas de cero contenido, o emblemas del monopolio, o incluso se ponga la camiseta de River, en un país de mitad mas uno auriazul. Maravilla se ha tomado una revancha tal que ha podido hacerse millonario con sus propias manos, sin meterlas en el bolsillo de nadie, sin explotar a nadie y con el plusvalor que se extrae a sí mismo.  Sergio Martínez  ha adquirido ribetes iconoclastas al nivel de Fangio, Monzón, Vilas o Maradona sumándose a  Messi, Ginobili y Aymar para formar los nuevos 4 fantásticos, esos que por sí solos pueden detener un país, esos que destrozan ratings y estrategias de marketing, los que se convierten en caras de marcas reconocidas y despiertan orgasmos deportivos instantáneos como este de las tarjetas y el fallo unánime. Si hasta se me vino a la mente la letanía de Víctor Hugo, nuestro poeta cercano, aunque con modificaciones de lunático: Maravilla! ¡Genio! ¡Genio! ¡Genio!¡Quiero llorar! ¡Dios Santo, viva el Box!! ¡Maravilladona! Es para llorar, perdónenme … Maravilla, en una noche memorable, en la pelea de todos los tiempos… barrilete cósmico… ¿de qué planeta viniste? ¡Para dejar mudo a tanto mexicano! ¡Para que el país sea tu puño apretado, gritando por Argentina! Perdón Víctor Hugo, perdón Diego, perdón Maravilla

Maravilla le va a dar revancha a Chávez, y al que la desee, va llenar el Monumental, va a pelear con Mayweather o quien sea y donde sea porque no se va a perder la oportunidad de seguir tomándose revancha del destino, del sistema o de quien sea que lo haya marginado incluso antes de nacer. Y cuidado porque es un rival temible

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s