Atrapando corazones con una medialuna


1qw342q1 

Estoy apreciando una imagen nítida que no se si es una visión o un sueño. Es muy clara y los colores son muy vivos, pero hay algo que no encaja. Lo cierto es que, como si fuera un cuadro, se puede ver a DIOS sentado sobre Saturno con una caña de pescar en la mano y usando de carnada una medialuna para poder atrapar corazones y llevarlos consigo quien sabe con que fines.

Miro hacia todos lados y confieso que siento un poco de vergüenza. Sospecho que por ahí hay alguien que se esta riendo de mi, mirándome divertido desde  algún lado. Pero la imagen es tan real y tan clara  que me sobrecoge. Ahí  esta DIOS sonriendo feliz con su pesca de corazones. De pronto gira la cabeza y me observa de arriba abajo. Es tan dulce su sonrisa y sus gestos traslucen tanta bondad que el miedo se esfuma y entonces me acerco a EL. Detrás de El hay una cesta gigante repleta de corazones. Algunos están partidos, otros están enteros. DIOS no para de sonreír.

Así como esta, apoltronado sobre el planeta, comienza a hablarme y su voz, infinitamente melodiosa, me trae una serenidad de mar en calma hasta el horizonte. Despacio  me cuenta que las noches de luna llena le va  mucho mejor con la pesca. Pero a veces el peso de la luna completa hace que se quiebre su caña y los corazones vuelvan en tropel a la tierra dejando a sus dueños entristecidos o desesperanzados. Asimismo me explica que los cuartos crecientes y menguantes no le sirven de mucho porque nadie quiere a la luna desfigurada.

Pero la mitad de la luna, me cuenta cómplice, tiene un encanto especial y sus puntas superior e inferior hacen que los corazones se cuelguen como si fueran sombreros en un sombrerero. Algunos quedan enganchados porque si, simplemente los agarra desprevenidos. Otros esperan durante años mirando hacia arriba, como esperando una dadiva, ansiosos, con los ojos brillosos; pero como  EL no descubre buenas intenciones en sus interiores no los atrapa. Me señala que, a veces, pesca de uno y otras de a muchos, aunque generalmente los pesca de a dos y en el momento menos pensado.

Le digo que me parece muy extraño todo esto. Que no se si esta bien que el ande pescando corazones y metiéndolos en una canasta. Le pido perdón por atreverme a discutir sus métodos y sin dejar de sonreír me manifiesta que solo lo hace cuando los corazones tienen buenas intenciones, sentimientos, amor y hacen el bien a los demás, EL los tiene que elevar para protegerlos y hacer un seguimiento para asegurarse de que continúen desenvolviendo su bonhomia. Y a los que están partidos los trae a la canasta para curarlos y luego devolverlos a sus cuerpos originales. Muchos regresan, otros se pierden en la negra noche de la desesperanza y el egoísmo. Al mismo tiempo, mientras están dentro de la canasta, todos conocen su reino de bondad donde la paz y el amor son duraderos y si nadie quebranta las reglas estos valores son eternos.

La  charla se hace cada vez más amena, pero sin previo aviso deja su lugar en el mullido Saturno y recién ahí veo lo inmenso que es. Levanta la caña, saca de la punta con sumo cuidado la mitad de la luna y me dice que va a revisar la canasta para ver que hay de nuevo en estos corazones frescos. Yo me quedo parado e instintivamente me toco el costado izquierdo. Siento palpitar pero es como si hubiera un hueco junto al esternon. DIOS regresa tras sus pasos y con la misma melodiosa voz me dice: “… no te preocupes por tu corazón. Esta en mi canasta. Lo pesque hace un tiempo junto a otro, cuando los dos intentaban acercarse. Pero todavía los estoy sometiendo a diferentes pruebas, algunas fáciles y otras que parecen imposibles para ver si merecen estar juntos…”

Me voy de los alrededores de Saturno caminando tranquilo como si fuera mi barrio. Vuelvo a mirar hacia todos lados para ver si anda alguien por ahí, pero un silencio invade la galaxia. Voy inseguro como siempre. Pero ahora tengo más dudas que certezas y creo que eso es bueno.

Anuncios

2 comentarios en “Atrapando corazones con una medialuna

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s