¿ Donde está Daniel Solano?


¿ Dónde está Daniel Solano?, ¿alguien lo ha visto?, palabras más significativas no han rondado Lamarque en mucho tiempo. ¿Crimen? ¿Escape? Solo Dios, Solano o los responsables de su fin lo saben. ¿Nadie sabe donde esta? Verdaderamente, si no se estuviera hablando de un posible crimen o desaparición forzada alguien sabría cual es su paradero.

Las noticias recorrieron a todo el país, nadie con exactitud sabia quien era Solano, hasta que la causa se dio a conocer  a través de los medios. Parece mentira ¿no? Posiblemente vuestros hijos, vecinos, amigos, salgan regularmente o  de vez en cuando a un local bailable, pero nunca esperarían finales tan inciertos y tristes como este.
¿Quién era Daniel Solano? Daniel era un trabajador proveniente del norte del país, más precisamente de la provincia de Salta; comúnmente a las personas como él se los conoce como ‘‘golondrinas’’, es decir trabajadores que vienen a la zona solo por la temporada frutícola. Todos los años llegan cientos de estos trabajadores a pesar de las malas condiciones en las que viven aquí (que son realmente deplorables) y es lamentable que año a año sean explotados como lo son, en las chacras, galpones, etc.

Las noticias de la desaparición de personas son las que más resuenan en el país; se ven a diario muchos casos de secuestro, esclavitud y asesinatos. Particularmente en Lamarque no son comunes noticias sobre desapariciones como en este caso.

Fue una noche, seguramente lo saben, una salida de ‘‘joda’’ como se le dice, a un local bailable llamado Macuba; ahí se lo vio por última vez, ahí fue donde todo inicio. Las noticias de la desaparición no tardaron en llegar a las ‘‘gamelas’’ donde viven muchos de estos golondrinas ni tampoco al resto del pueblo.

‘‘Todo está guardado en la memoria’’ dice Gieco. En la memoria de los padres abunda el dolor y la incertidumbre de un hijo desaparecido, un hijo al que posiblemente no le hayan podido decir, antes de su desaparición, lo mucho que lo querían. Pero eso no importo ¿verdad?
Los primeros acusados fueron los amigos y compañeros de Daniel, que no sabían, con exactitud que había pasado esa noche. Estaban pasados de copas, a Daniel ‘‘el del micrófono’’ (como lo expreso el abogado de la causa) le pidió que se retirara del local, afuera le estaba esperando lo peor. La unidad B.O.R.A que fue disuelta, al menos en Lamarque y en algunos lugares de la provincia, a partir de la causa, o quizás pausada por un tiempo ¿por algo será No?

Y hay mas preguntas ¿Por qué los compañeros de Solano fueron acusados del asesinato de su compañero? ¿Porque después la unidad B.O.R.A fue disuelta? Mi papa dice que no se tienen que trasladar las culpas, mucho menos lavarse las manos en un hecho de esta gravedad. ‘‘Ellos son negros, ellos lo mataron, no son como nosotros los blancos, más civilizados” dicen algunos en referencia a sus compañeros. Pero posiblemente un ‘‘negro’’, como dicen los que discriminan, tenga más actitud civilizada que un” blanco”; y posiblemente alguno de esos blancos debe estar ahora tranquilo mirando televisión, riéndose de la vida, cuando debería estar siendo imputado por la causa Solano. Pero claro, así funciona la justicia.
Los padres de este joven recurrieron a un abogado, habituado a seguir causas en defensa de los pueblos originarios, un abogado en -mi opinión- un ‘‘groso’’, un tipo que no tardo en mover las piezas para ordenar la causa y buscar  a los culpables. Muchos vieron al abogado por el canal de televisión  local diciendo palabras de muchísimo peso en la causa, ese día muchos pensaron -me incluyo- que el abogado duraría poco, que en algún momento alguien vendría y lo haría callar, quizás para siempre. Este señor estuvo en juicios significativos, que van y no van al caso; movió sus piezas aquí y también en todo el país, en Lamarque parecía que por primera vez la justicia estaba actuando de una manera muy efectiva. Solano era quizás alguien importante en su entorno, o quizás también no era nadie, pero sus compañeros estaban cansados de tantos pisotones de parte de las autoridades. El abogado en la causa hablo con estos compañeros que le dijeron, la relación que tenían con la policía, contaron cosas como que si traían cinco litros de vino un litro era para la policía, si traían cinco kilos de coca, para mascar, costumbre del norte del país, un kilo era para la policía.

La Fiesta del Tomate y de la Producción es un evento que reúne a la gente como nunca en la comunidad. Como lo dice la canción de Serrat, se puede decir que también en el pueblo, más precisamente en la época de la fiesta a la gente no le importan ‘‘las fachas’’ y se unen de una manera que nunca se ve el resto del año, parece la oportunidad perfecta ¿No? Dejar pasar la fiesta para olvidar las culpas; lo que nadie se esperaba era que una banda, la Bersuit, que estaba regresando de la obscuridad musical (o de la heladera como lo dicen ellos) les hiciera tanto ruido en una de esas noches al aparecer con remeras con la cara de Daniel; la misma noche en que otros ‘‘norteños’ cantaron afuera del ‘‘poli’’ donde se desarrollaba  la fiesta:
“Yo sabía, yo sabía que a Solano, lo mato la policía”,  una acusación que se agravo luego que la policía empezara a ‘‘controlar la situación’’ de acuerdo a su costumbre. Quizás estuvo mal de parte de los compañeros de Daniel hacer dicha acusación, ya que la mayoría eran policías  llegados a la comunidad solo en ocasión de la fiesta, pero la impotencia que generaba la situación ya no era controlable.

¿Cuánto tiempo se necesita para que una persona se dé cuenta que provoco una muerte? ¿Cuánto tiempo tienen que sufrir los padres para que alguien de la cara? Sinceramente hablando nadie esperaba que las cosas llegaran a tal punto, un punto en el cual la gente ya está cansada y a la vez conmovida de ver carteles por todas partes con el rostro de Solano; digo cansada porque quieren que se ‘‘dejen de joder los milicos’’ y admitan la culpa en la desaparición del joven.
¿Seis meses son demasiado poco, o mucho tiempo para esperar? Luego de pasado este tiempo de la desaparición, Gualberto Solano un padre desesperado por saber el paradero de su hijo, un padre lleno de duda y rencor, se encadeno enfrente del juzgado, en un conocido método de protesta llamado ‘‘huelga de hambre’’, un padre cansado de tantas vueltas judiciales, cansado de sufrir buscando la verdad, porque sufrir nos cansa si es un dolor crónico tanto como seis meses de incertidumbre lo son.

¿ Donde está Daniel Solano? Necesitamos la verdad. Todo un pueblo.

 

Crónica escrita por un estudiante secundario de Lamarque, lugar donde trabajaba Daniel Solano

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s