Se vienen los olimpicos. 100 dias


A las 19.30 -hora de Londres- del viernes 27 de julio, la reina Isabel II abrirá el acontecimiento deportivo más grande del mundo. Hoy faltan 100 días. A golpe de imaginación, no hay muchas orbes en el planeta mejor paradas para responder con holgura a la responsabilidad de ser sede de los Juegos Olímpicos. Pero un suceso tan inmenso es un reto enorme para cualquier ciudad. Ya desde antes del 6 de julio de 2005, el día en que fue elegida para recibir por tercera vez el gran show -lo había hecho en 1908 y 1948-, la capital británica trabaja para estar a la altura, pero los desafíos de la organización sólo se extinguirán cuando los Juegos terminen.

La mayoría de los 34 escenarios de las 39 disciplinas están listos o casi listos; la joya es el estadio Olímpico de Stratford, construido con una erogación de 550 millones de euros, pero otros estadios exhiben detalles que prometen asombrar. La fiesta de apertura, que promete ser digna del “mayor espectáculo del mundo”, como lo definió hace poco el primer ministro David Cameron, guarda sus pormenores bajo siete llaves y sigue sumando atracciones secretas. La crisis económica pegó duro, pero el orgullo le exige a Londres no ser menos que Pekín 2008.

Los responsables confían en organizar unos Juegos de ensueño. Muy probablemente así será, pero ¿qué asuntos son los que más los preocupan hoy? Los mayores retos están en el transporte y la seguridad, y en algo que deberá ir transformando el espíritu olímpico: el escéptico ánimo de los londinenses.

“Lograr que la ciudad siga moviéndose sin problemas durante los Juegos será un trabajo de Hércules. Algunos trastornos serán inevitables”, avisó días atrás el consejo municipal. Hoy, el sistema de transporte público de Londres tiene dificultades para responder a los 12 millones de desplazamientos diarios en la ciudad; durante los Juegos se espera que a esa cifra haya que sumarle 3 millones. En los últimos años se invirtieron 10.400 millones de dólares para modernizar la red de transportes. Se reorganizaron cruces, se ampliaron estaciones, se trazaron nuevas líneas. La ORN (sigla en inglés de la Red Vial Olímpica) impondrá restricciones al tránsito, pero el gobierno británico -en Buenos Aires, a través de su embajada- respondió que ese sistema sólo cubrirá un 1% de la red vial. De todos modos, un movimiento tan vasto sigue planteando interrogantes.

El reino se prepara para desplegar el mayor dispositivo de seguridad de su historia en tiempos de paz. Entre policías, militares, guardias y voluntarios, se movilizará a casi 42.000 efectivos. Además, aviones de combate, dos buques de la marina y sistemas de misiles, a un costo total de 880 millones de dólares. La amenaza de atentados, provengan de grupos armados o dekamikazes individuales, es un temor permanente. Igual, la idea es no excederse y no volver a Londres una ciudad sitiada. “Será un acontecimiento deportivo con una importante operación de seguridad, y no una operación de seguridad con un importante acontecimiento deportivo”, dijo Cameron.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s