Videla quiere quedar libre


El ícono más triste de la última dictadura, Jorge Rafael Videla, concretó ayer un intento audaz para recuperar la libertad, a sus 86 años de edad. Fiel exponente de la longevidad de los tiranos, Videla hizo cuentas: 20 años de encierro real, entre prisión domiciliaria y cárcel común, durante parte de los cuales regía la ley del dos por uno. La alquimia matemática arroja como resultado que Videla pasó 32 años y siete meses preso. 


En el juicio a los comandantes del régimen fue condenado a reclusión perpetua, pero en el sistema penal argentino ello no significa que vaya a pasar hasta el último de sus días preso. Eso, según parámetros internacionales de Derechos Humanos, es un castigo cruel. Después de 20 años de encierro, un condenado dispone de la posibilidad de acceder a una morigeración de la condena, desde salidas transitorias hasta la libertad condicional. Eso pidió Videla.
Pero no fue lo único que peticionó a la Cámara Federal porteña. Videla tiene en curso media docena de procesos por delitos de lesa humanidad durante el régimen. En uno de ellos, el 22 de diciembre de 2010 recibió otra condena a perpetua junto a Luciano Benjamín Menendez por violaciones a los Derechos Humanos en jurisdicción del Tercer Cuerpo de Ejército, en la provincia de Córdoba. Sin embargo, el abogado Alberto Rodríguez Varela argumentó que en el juicio a los comandantes “se estableció que no puede renovarse la persecución penal en contra de los nueve enjuiciados”, es decir los integrantes de las tres juntas militares. 
Más allá de empatías y antipatías que genera su pensamiento político, Rodríguez Varela conoce de derecho. Su controvertido currículum lo muestra como ex secretario de la Justicia en lo Criminal de Instrucción, de la Cámara del Crimen y de la Corte Suprema; también fue conjuez del alto tribunal, fiscal de Estado de la provincia de Buenos Aires y ministro de Justicia durante la dictadura. La comunión de intereses desembocó en una presentación que tiene como objetivo final que a Videla se le dé virtualmente por cumplida la condena original, y se lo exima del resto de las causas. En el derecho penal existe un principio que se conoce como non bis in idem, y que podría explicarse con la premisa “nadie puede ser juzgado dos veces por el mismo delito”. Si el juicio a los comandantes –que reunió un número acotado de casos de violaciones a los Derechos Humanos, unos 700– fuera considerado como excluyente de otros procesos, no sólo Videla sino también los otros ocho comandantes (en realidad, los que siguen vivos) verían terminados todos sus problemas con la justicia.
Intentos similares ya fueron rechazados en el pasado. Pero ahora deberá reunirse en plenario la Cámara Federal para resolver el nuevo planteo. Que, en esencia, sostiene que Videla es “víctima de una prolongación indefinida de la tramitación de los juicios reabiertos. Y que independientemente de que se tomen por válidos o no los juicios que están en curso, en definitiva se trataría de los mismos hechos y la condena que recibió Videla es la máxima contemplada por el Código Penal y en modo alguno una unificación de condenas podría agravarla. 
Videla estuvo preso hasta que el 30 de diciembre de 1990 fue indultado por el ex presidente Carlos Menem pero después volvió a quedar detenido en 1998. Una década después, el juez federal Norberto Oyarbide decidió que cumpliera esa detención en una cárcel común. Desde entonces permanece alojado en el Instituto Penal Federal de Campo de Mayo, Unidad 34 del Servicio Penitenciario Federal. En breve probablemente recibirá una nueva condena en el marco de la causa por el denominado “plan sistemático” de robo de Bebés nacidos en cautiverio. Y le esperan por lo menos dos penas igualmente graves en los expedientes identificados como Plan Cóndor y Guthein, el secuestro extorsivo de dos empresarios para destrabar un acuerdo comercial que la dictadura necesitaba para su plan económico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s