Yendo de la cama hasta la playa


Fue otra de esas fechas que los fans atesoran como parte de lo mejor del rockstar por excelencia de la Argentina. Y uno de esos días en que los simples curiosos o los escuchas ocasionales, al terminar el show, se preguntan por qué le desconfiaban a las posibilidades actuales de Charly García sobre un escenario.

 

Charly, en un pasaje del show en la playa
El hombre que fue y volvió de todo aquello que se supone que un músico de rock experimenta, dio ayer en Mar del Plata otro ejemplo de por qué es correcta la idea de que es nuestra más representativa Ave Fénix.

Charly tocó 30 de sus hits inoxidables durante unas tres horas en las que recorrió el escenario demostrando su esfuerzo por verse vital y a tono con el perfil hiperactivo que lo caracterizó durante sus casi cuatro décadas de carrera.

Charly García and The Prostitution es el nombre de la banda, fundada poco antes de su última internación y que fue mutando luego de su temporada en el infierno de las pastillas y los tratamientos de shock contra sus fantasmas internos. Cada vez sonando mejor (sus últimos y enormes shows en el Gran Rex ya lo mostraban así) y con su repertorio redescubierto, el creador de “Eiti-Leda” abrió el recital con la gran “Instituciones” y recorrió perlas como “Piano Bar” o “Desarma y Sangra” (en versiones de colección) y hits inoxidables como “Popotitos” o “Rezo por Vos”.

Bajo el rayo del sol, repartidos entre la arena de la playa y los médanos, algunos asomados como podían, varios (muchos) miles de personas disfrutaron de un show potente y compacto, que dio inicio a la tarde y terminó con las últimas y tímidas luces de un sol que quiso quedarse hasta el final.

La fiesta Say No More fue en el parador Arena Beach y sirvió no sólo como cierre del ciclo de recitales gratuitos en las playas costeras, sino también como anticipo de lo que se verá el próximo 7 de abril, cuando Charly cierre el Quilmes Rock en River Plate.

El fin de fiesta fue con una que sabemos todos, y que en la playa, a la hora en que el sol se va, era una inevitable forma de rememorar fogones a orillas del mar, fue coreada por los miles que se dieron cita para la ceremonia pagana: “Canción para mi muerte”, otro de los himnos nacionales argentinos de nuestro prócer del rock.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s