Chinito quelel mas (ningun cuento)


Las parejas chinas se lanzan en masa a tener un hijo. Las mujeres con problemas para quedarse embarazadas recurren a toda prisa a tratamientos de fecundación in vitro.

China vive una auténtica locura por los nacimientos . Como la mayoría de las curiosidades que ocurren en este país, una buena parte del fenómeno se debe a la superstición: según el calendario lunar, acabamos de entrar en el Año del Dragón, el más poderoso de los 12 animales del zodíaco chino, símbolo de la bendición divina.

Dice la creencia que toda persona nacida bajo el influjo del dragón será un ser fuerte, poderoso y afortunado, y su coraje y sabiduría traerán buena ventura a la familia. Y si el sujeto es varón, mucho mejor: el éxito social y la riqueza le aguardan para toda la vida . No en vano, durante muchos siglos el dragón fue el símbolo de los emperadores chinos, quienes poseían en exclusiva el derecho a utilizar su imagen.

Ante semejantes credenciales, es normal que todas las parejas chinas deseen que su vástago nazca bajo el amparo del dragón. Cada 12 años, China y otros países asiáticos que siguen el calendario lunar o allá donde existe una numerosa comunidad china (Corea del Sur, Malasia, Singapur, Vietnam o Tailandia) experimentan un “baby boom”. Y 2012 no va a ser una excepción.

Aunque la lógica invita a pensar lo contrario en un país de 1.347 millones de habitantes, lo cierto es que China necesita en parte ese “baby boom”.

Su población está envejeciendo a pasos agigantados debido a una notable mejora en la calidad de vida y la sanidad y a la rigurosa política del hijo único. Según datos oficiales, un 11,8% de los chinos tendrá 60 años o más en 2020, y los demógrafos llevan tiempo preocupados porque las nuevas generaciones no sean suficientes para reemplazar a la actual mano de obra, elemento fundamental en el crecimiento económico y estabilidad política del gigante asiático. Las chinas procrean hoy un promedio de 1,6 niños, contra los tres a los que solían dar a luz en los años ‘80. Según la ONU, el nivel mínimo de reemplazo para que una población no envejezca es de 2,1 hijos por mujer. En términos de historia mundial, China es el primer caso de un país que se enfrenta a los peligros del envejecimiento sin haber llegado aún al status de desarrollado.

Consciente del problema, el gobierno ha relajado ligeramente la prohibición de tener más de un hijo , que comenzó en 1979. Actualmente, si los dos miembros de la pareja son hijos únicos, tienen derecho a procrear un segundo vástago. En algunas provincias, también se permite si el primogénito es niña o incapacitado. Se calcula que en los 30 años de vigencia de la ley se han evitado casi 500 millones de nacimientos, si bien decenas de millones de familias han sufrido graves castigos y sanciones por procrear a un segundo hijo, además de haber alimentado una poderosa mafia de abortos ilegales y secuestro de bebés.

“A los chinos nos encanta el dragón, es nuestro signo favorito. Seguro que éste va a ser un buen año”,  una mujer china,quien no ha sido dragón por bien poco. De hecho, hay parejas que han “apurado el trámite”, tratando que su hijo naciera la madrugada del lunes pasado, primer día del nuevo año. En Beijing, el honor de ser el primero recayó en Rico, de padre canadiense y madre china, quien nació en el Hospital de la Maternidad de la capital del país. A la vez que millones de chinos lanzan petardos y fuegos artificiales durante toda la semana para celebrar el Año Nuevo y ahuyentar a los malos espíritus, decenas de miles de parejas esperan diariamente en la sala de partos la llegada de su iluminado vástago. El Hospital de la Maternidad, por ejemplo, tiene todas las camas reservadas hasta agosto.

“Habrá promociones que dirán ‘venga a tener su hijo en este año especial a este hospital especial’”, admite a Masoud Afnan, ginecólogo jefe del Hospital Familia Unida, el más lujoso de la capital china. “Esperamos un incremento del 25% de nacimientos este año”, advierte Zhou Yi, director clínico del centro asitencial.

Pero todas aquellas parejas que crean en los auspicios y deseen “un hijo dragón”, todavía están a tiempo de conseguirlo. Según los ginecólogos, hay margen para concebir un bebé hasta el 2 de mayo, tiempo justo para que nazca antes del 10 de febrero de 2013, cuando empieza el otro signo que sigue, el de la serpiente. El registro civil de Beijing confirmó que espera un pico de enlaces matrimoniales hasta poco antes de esa fecha.

Muchos son los grandes personajes chinos nacidos en el año del dragón. Desde el maestro de las artes marciales Bruce Lee (nacido en 1940) hasta el adorado presidente Deng Xiaoping (1904), pasando por la famosa actriz local Maggie Cheung (1964). Puede que realmente sea por el influjo del dragón o tal vez por simple estadística: un estudio del Instituto de la Población de la Universidad del Pueblo estima 20 millones de nacimientos este año en China, un 5% más que en 2011.

De hecho, el boom de dragones puede incluso jugar en contra de ellos, ya que hay mucha más presión para hacerse con buenas escuelas, universidades y primeros empleos.

“La competencia es sin ninguna duda mucho mayor entre los nacidos en ese año”, indicó Chen Shee-Uan, doctor del Hospital de la Universidad de Taiwan.

Pero no sólo el dragón es el artífice del “baby boom” en China. Asia lleva 7 años con tasas de natalidad por encima de la media, una dinámica que, según los demógrafos, se mantendrá hasta 2014. El gigante asiático necesita engancharse al carro de la natalidad positiva si quiere asegurar su poderío en las próximas décadas.

El Año del Dragón: un año de cambios. Foto: thinkstock

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s